Más

    Por el pueblo de Ucrania y por todos los pueblos olvidados

    Solidaridad en Acción

    spot_img spot_img

    Coordinadora Ayuda al Pueblo de Ucrania y a los Pueblos Olvidados

    Estamos todas horrorizadas con lo que está sucediendo en Ucrania, esta lamentable escalada bélica en territorio europeo que puede hacer chocar frontalmente a las grandes potencias militares del planeta. Las consecuencias son imposibles de imaginar ni de soportar. En medio de todo esto, ahora el pueblo de Ucrania se está viendo invadido, bombardeado y empujado a huir sin mirar atrás.

    Millones de familias lo están perdiendo todo y necesitan el apoyo de los pueblos del mundo, más allá de lo que hagan los Gobiernos, que tanto por omisión como por mala acción suelen empeorar lo que en principio deberían solucionar. El pueblo necesita al pueblo, y el pueblo de Ucrania necesita sentir el calor, la atención, la compasión y la acción directa de los pueblos de Europa, que somos quienes más podemos ayudarles ahora mismo.

    A partir de la enorme solidaridad que se ha despertado en nuestra sociedad ante esta guerra, que no es nueva pero que ahora ha tomado una nueva dimensión con la invasión rusa bajo el dictatorial mando de Putin, desde diferentes colectivos del territorio español hemos decidido coordinarnos para encontrar las mejores formas de canalizar estas ganas de colaborar de buena parte de la población.

    Hemos visto que los Gobiernos europeos, la Iglesia, las corporaciones y las grandes ONG, así como la enorme comunidad de personas ucranianas en España, han activado numerosas partidas y campañas para asistir tanto al Ejército ucraniano como a los civiles que han tomado las armas, sabiendo además que los hombres mayores de edad son obligados a luchar en lugar de poder huir con sus familias.

    Por eso aclaramos que nuestra intención es atender a las personas, a los efectos colaterales del conflicto, sin fomentar nunca la confrontación militar. En este sentido lamentamos el discurso belicista que nuestro Gobierno asume como miembro de la OTAN y de la UE y clamamos por concentrar todos los esfuerzos en las vías diplomáticas.

    Condenamos rotundamente la operación militar y la actitud imperialista de Rusia, así como las de EE UU, Israel, Arabia Saudí o cualquier potencia militar que recurra a la irracionalidad de los crímenes de guerra para conseguir sus objetivos estratégicos.

    Nuestro principal objetivo es encontrar y también generar, desde la coordinación autogestionada de personas y asociaciones, vías de ayuda fiables, transparentes y alternativas a las oficiales, en las que grupos independientes pro derechos humanos asistan directamente a las personas que huyen de esta guerra, priorizando a las más vulnerables, sobre todo personas de otras etnias y minorías que están sufriendo otro infierno en las fronteras al huir del infierno de las bombas: el de la discriminación y la violencia racista, xenófoba y homófoba de las autoridades y de las milicias neonazis locales.

    Mientras continúa la guerra en Ucrania, otras tantas también lo hacen, aunque no tengan ya tanto foco mediático, por lo que vamos a seguir trabajando para que la ayuda directa llegue a quienes más la necesitan, sean ahora las víctimas de la guerra de Ucrania como las de Siria, Afganistán, Irak, Palestina, Etiopía o Yemen, por nombrar solo algunas de las actuales más conocidas, que llevan décadas dejando millones de personas desplazadas en situación de gran vulnerabilidad.

    Sin ir más lejos, en territorio europeo, además de este terrible éxodo del pueblo ucraniano, millones de personas que huyen de conflictos armados también buscan salvar su vida y un futuro para su familia. Muchos miles de esas familias malviven en nuestra Europa sin la atención mediática ni la solidaridad de gran parte de la sociedad que ahora están recibiendo las personas migradas procedentes de Ucrania (que celebramos que las reciban) pero que nos demuestra la gran diferencia en la actitud hacia las personas desplazadas que huyen de otras guerras. Familias enteras, menores, personas mayores, que ahora se ven desamparadas y maltratadas en Grecia, en los Balcanes o aquí mismo en España, con una frontera sur saturada de personas inocentes escapando de genocidios y miserias tan extremas que gente como nosotras no podemos ni imaginarnos, a quienes nuestros Gobiernos tratan como seres humanos de segunda, en el mejor de los casos, y como invisibles en su total mayoría.

    Por eso, además de aplaudir la ayuda gubernamental a las víctimas de la guerra en Ucrania, denunciamos la hipocresía de las políticas migratorias dependiendo de la nacionalidad y del color de piel, cuando la asistencia humanitaria debería ser universal, siempre y para todas. Ahora nuestros Gobiernos están demostrando que, cuando hay decisión política, sí que se puede. Ahora actuar con humanidad y disponer de abundantes recursos sí que es posible; nos preguntamos entonces por qué no lo es también en los otros casos.

    Todo nuestro apoyo y solidaridad para el pueblo libre de Ucrania y un firme llamamiento a poner el foco en todas las personas migradas olvidadas de otras procedencias, que también siguen sufriendo y necesitando nuestra valiosa ayuda ante la indiferencia gubernamental, mediática y social.

    Apoyar manifiesto: https://xurl.es/w78ev

    Últimas noticias
    - Solidaridad en acción- spot_img
    Noticias relacionadas