spot_img

Han matado a nuestros hijos, a nuestros esposos y padres’

Juan Carlos Saire A.

La lideresa campesina, indígena y feminista Lourdes Huanca llegó al Estado español para denunciar las 55 muertes (al cierre de esta edición) que el Gobierno de la presidenta peruana Dina Boluarte tiene sobre sus espaldas a tan solo 45 días de haber iniciado su mandato. Ella es presidenta de la Federación Nacional de Mujeres Campesinas, Artesanas, Indígenas, Nativas y Asalariadas del Perú (FEMUCARINAP), que agrupa a más de 126.000 mujeres y en la actualidad está en el punto de mira de la derecha y ultraderecha de su país.

Es impulsora de La Vía Campesina, la universidad del campo, “porque aprendemos a diario a cómo enfrentar a este sistema neoliberal, capitalista, que existe en todos los países y en especial en América Latina, donde intenta despojarnos de nuestros territorios”, precisa el ideario de su federación.

¿Qué está pasando en el Perú?

Mi presencia aquí es para dar a conocer la masacre que está sucediendo en mi país. Están matando a nuestras hermanas y hermanos de las provincias. El Gobierno de Dina Boluarte lleva 55 muertos desde el 7 de diciembre de 2022, cuando detuvieron al ex-presidente Pedro Castillo y ella asumió el mando. Boluarte ha sacado al Ejército a la calle y ha declarado el estado de emergencia en el país. Las regiones del sur no aceptamos eso ni la reconocemos como presidenta.

Se suponía que iba a ser una etapa de cambios, ¿qué sucedió para llegar a esta situación?

Se quebró la confianza, hay deslealtad hacia los pueblos indígenas por parte de Boluarte y del Congreso legislativo dictatorial. Habíamos iniciado un diálogo fluido con las organizaciones de los pueblos originarios, pero la élite sintió que perdió el poder en el Gobierno con la llegada de Pedro Castillo.

Desde la federación que preside se han pedido cambios que no fueron escuchados por los Gobiernos anteriores…

Llevamos 16 años pidiendo acceso a la educación y sanidad de calidad, pero no solo en la capital, sino también en las regiones. Hemos pedido respeto a las culturas de los pueblos originarios y sus 54 lenguas, respeto para los cuerpos de las mujeres y que nos abrieran espacios en la política. También pedimos recursos monetarios para la reactivación económica de las mujeres campesinas, porque el cambio climático afecta nuestras tierras. No queremos que nos regalen dinero, sino préstamos para seguir sembrando, pero solo han beneficiado a las grandes empresas.

El empoderamiento de las mujeres ha sido un trabajo colectivo…

En nuestra federación capacitamos a las mujeres para empoderarnos porque tenemos derecho a sonreír y ser felices, a no ser tomadas únicamente como un objeto sexual, sino que queremos tener capacidad de desarrollo económico.

Algo que la oligarquía peruana no ve con buenos ojos…

Es lamentable, pero existe racismo en el Perú por parte de aquellos grupos que tienen mucho dinero y que solo piensan en su riqueza. Solo ven el dinero y no las cualidades que tienen las personas. Ese racismo y desprecio se manifiesta cuando dicen que ellos son más que nosotras. Convivimos con ese desprecio.

¿Y la presidenta Boluarte ha asumido ese discurso? Hace unos días pidió a las madres campesinas que no se dejen engañar para salir a las manifestaciones…

¡Eso es un insulto! Nos creen incapaces de analizar la situación, creen que no tenemos ni un ápice de pensamiento, eso es un maltrato. Por eso las mujeres también nos estamos levantando y las campesinas han marchado hasta la capital. Nosotras tenemos un valor importante, ya que garantizamos los productos agrícolas para el país.

El presidente Pedro Sánchez avaló a Boluarte al inicio de su mandato, ¿qué le pide ahora?

Yo le diría: ¿por qué sigue avalando un Gobierno con 55 muertos? Los pueblos indígenas originarios merecemos respeto. Nosotras nunca salíamos a las calles, pero ahora han violentado nuestros derechos, han matado a nuestros hijos, a nuestros esposos, padres y abuelos. Le pido que analice bien la situación y no sea cómplice de esto.

¿Qué tiene que pasar para que las movilizaciones lleguen a su fin?

Los pueblos indígenas y las compañeras de otras regiones que se han movilizado piden la destitución de Dina Boluarte y que vaya presa, la libertad de Pedro Castillo, el cierre del Congreso y una nueva Constitución. Mientras no se vaya la presidenta, no hay cambio.

Fotos cedidas por FENMUCARINAP

HEMEROTECA

Solidaridad en Acción

spot_img

REDES MADRID EN ACCIÓN

Noticias relacionadas