Más

    Hace diez años dejamos el sofá y la tele y salimos a la calle

    Solidaridad en Acción

    spot_img spot_img

    Amparo Grolimund | Yayoflautas Madrid

    Voy a intentar escribir una crónica de cómo surgimos y por qué lo hicimos. He estado hablando con compañeros que estuvieron presentes en el nacimiento de los Yay@flautas Madrid, ya que lamentablemente en esos momentos yo todavía no pertenecía a este movimiento.

    Dulce y Ovidio me contaron que hace 11 años estuvieron en Sol cuando surgió el 15M, que quedaron impresionados por esa concentración masiva de personas y que empezaron a darle vueltas a la idea de qué podían hacer ellos para contribuir a ese movimiento indignado.

    Más tarde se enteraron de que en Cataluña había surgido una plataforma llamada Iaioflautas Barcelona, que luchaban para conseguir un mundo mejor para sus hijas e hijos, nietas y nietos. Y que en su manifiesto constaba lo siguiente: “Ahora están poniendo el futuro de nuestras hijas y nietas en peligro. Estamos orgullosas de la respuesta social y del empuje que están mostrando las nuevas generaciones en la lucha por una democracia digna de este nombre y por la justicia social, contra los banqueros y los políticos cómplices. Estamos a su lado, de corazón, en las asambleas de barrio y también en la acción. Si quieren descalificar su valentía llamándolos perroflautas, a nosotras nos pueden llamar iaioflautas”.

    Ése fue el germen. Un día se encontraron en una manifestación con un hombre que portaba una pancarta en la que ponía “Yay@flautas Madrid”, se acercaron él y le preguntaron si ya se había creado el movimiento Yayoflauta en Madrid, y que si eso era así ellos estaban interesados en formar parte, y les dijo que de momento era él solo, pero que había otras personas que también estaban interesadas, y así conocieron a Pilar y a Bernardo. Y a la semana, más o menos, ya eran unos siete. Y así, hace diez años, surgió el movimiento Yayoflauta en Madrid. Poco a poco se fue incorporando más gente. Actualmente debemos de ser más o menos unos setenta.

    Adoptamos el uso de chalecos amarillos impresos con nuestro logo en la parte delantera y “Yay@flautas Madrid” en la espalda. Los Yayos fuímos los creadores de esta seña de identidad, que con el tiempo se ha ido extendiendo a otros movimientos.

    Se acordó que todos los lunes lectivos de 19:00 a 20:00 se haría una ronda por la Puerta del Sol, denunciando cualquier vulneración de los derechos humanos. Nuestro punto de encuentro, o nuestra sede social si os gusta más esta denominación, es la estatua de La Mariblanca frente a la calle Arenal.

    Nos declaramos apartidistas, no nos representa ningún partido político como plataforma. Y, siguiendo la tradición, también celebramos asambleas donde se decide en común el camino a seguir.

    En estos diez años se nos han ido algunos de nuestros miembros, como Antonio, Ana Rosa, Concha, Amada y Cardencha. A cada uno de ellos los seguimos llevando en nuestro corazón. También hemos sufrido bajas por motivos de salud: sabemos que muchos nos siguen por las redes.

    Los Yayos somos indisciplinados y un poco ácratas. No nos gusta seguir las reglas establecidas, dentro de un orden. En estos diez años en nuestros Lunes en Sol nos ha parado e identificado tanto la Policía Nacional como la Municipal porque no notificamos nuestra presencia a Gobernación, siempre les hemos contestado que los Yayos no tenemos responsables, que somos como Fuentovejuna, que nos identifiquen a todos, pero no hay tu tía, no lo entienden. También les hemos dicho que nosotros no vemos la necesidad de esta identificación, que no cortamos calles ni obstaculizamos el tráfico y que las calles y las plazas las pagamos con nuestros impuestos.

    Es verdad que la llegada de la dichosa pandemia nos ha perjudicado a nivel moral. Aunque no hemos sufrido ninguna pérdida, pero sí ha creado en algunos una sensación de inseguridad y de temor a volver a la vida activa. Pero poco a poco vamos despegando, aunque la labor se nos vuelve más onerosa, ya que ahora tenemos diez años más y eso se siente en las articulaciones, aunque por dentro estamos hechos unos chavales llenos de entusiasmo y ganas de vivir.

    Nuestro mensaje a las generaciones futuras es que espabilen, que no somos eternos y que necesitamos savia nueva, que nos vayan reemplazando.

    Y aquí os dejamos una serie de frases que venimos repitiendo año tras año. Algunas de ellas nacieron al calor del 15M

    Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir.

    Aquí están, estos son Yayoflautas en acción,

    Somos mayores, pero no sumisos.

    Nos han quitado tanto que nos han quitado hasta el miedo.

    Lo llaman democracia y no lo es.

    Nuestros sueños no caben en vuestras urnas.

    Últimas noticias
    - Solidaridad en acción- spot_img
    Noticias relacionadas