spot_img

Caos en las urgencias extrahospitalarias

Edith Pérez Alonso
Mar Rodríguez Gimena
Médicas SAR Buitrago del Lozoya

El 27 de octubre Isabel Díaz Ayuso y su Escudero, el consejero de Sanidad, pusieron en marcha, de forma improvisada y chapucera, un plan de urgencias extrahospitalarias que desmantelaba aquello que funcionaba, los Servicios de Atención Rural (SAR), para abrir los antiguos Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) con recortes de personal y servicios.

En pocas horas los puntos de urgencia se rebautizaron como Puntos de Atención Continuada (PAC), para al poco denominarse “Urgencias 24 horas”, y en pocas semanas se sucedieron seis descabellados planes. Esta situación ha provocado movilizaciones y huelgas sanitarias, que se han seguido de una movilización ciudadana masiva y una entrega de unas 40.000 firmas de vecinos y vecinas. La multitudinaria manifestación de centenares de miles de personas en Madrid el 13 de noviembre, promovida por “vecinos y vecinas de los barrios y pueblos de Madrid” que llevan saliendo a las calles para defender la sanidad pública desde hace más de dos años, deja claro que la ciudadanía reclama una sanidad pública, universal, digna y de calidad.

¿Qué impacto tiene la imposición del plan?

Pone en riesgo la salud de la población: centros sucios desde hace años, sin material y equipo adecuado para la atención de urgencias, sin acceso a claves informáticas ni a agendas ni a receta electrónica, con teléfonos o equipos estropeados. Y el más grave: con importantes carencias de personal. Dos días que teóricamente se cubrían con “voluntarios” de Atención Primaria el 80% de los puntos de urgencia no tuvo personal médico; dos de cada tres días más de la mitad de los centros no tienen médico, y un tercio de los centros nunca lo tiene. Ha habido faltas también importantes de personal de enfermería y celadores. Esto ha desembocado en incidentes en situaciones de emergencia que han podido poner en riesgo la vida de diferentes personas.

Afecta a la equidad: las zonas con población más vulnerable, bien por su situación socioeconómica o por su ubicación en núcleos rurales pequeños, pueden quedar desatendidas.

Crisis de ansiedad en el personal y problemas de salud diversos en profesionales afectados. Se comunicó cambio de lugar y horarios a menos de 24 horas de su inicio mediante correos electrónicos de madrugada, violando todo tipo de derechos y generando una situación de angustia e incertidumbre. No se conocía de forma previa el cambio de condiciones laborales que implicaba el plan.

Las mentiras de la Consejería acusando a los profesionales, especialmente médicos, de boicot, de vagos y rojos, ha propiciado un clima de hostigamiento frente a los mismos. Se han dado al menos tres agresiones a profesionales en este periodo.

Hasta el 20 de noviembre han permanecido cerrados una media de ocho centros al día. Puede consultarse los centros que han estado abiertos, cerrados o con personal insuficiente en la web de la plataforma SAR.

— Han renunciado ya 30 médicos y médicas, y lo harán más si se prolonga la situación.

— Se podrían abrir dispositivos de urgencias solo con profesionales de enfermería.

— Se abre la posibilidad de atención médica telemática de urgencias, que precisan habitualmente de una valoración, exploración y manejo presencial.

— Tensa los servicios de Atención Primaria y la urgencia hospitalaria, que se exponen, como un castillo de naipes, al colapso.

Ante tanto despropósito seguimos respondiendo en las calles y con las huelgas. Solo nos queda volver a pedir la dimisión de Escudero y Ayuso como la medida más eficaz para poder salvaguardar a nuestra sanidad pública.

INCIDENCIAS EN LOS PUNTOS DE URGENCIAS
24 HORAS

https://plataformasarmadrid.com/2022/11/05/3243/

HEMEROTECA

Solidaridad en Acción

spot_img

REDES MADRID EN ACCIÓN

Noticias relacionadas