Más

    Vivir en Afganistán con los talibanes: cómo pasar de la noche a la mañana de los avances sociales conseguidos para las mujeres a su más duro ostracismo

    Solidaridad en Acción

    spot_img spot_img

    Plataforma Feminista por Afganistán (@afganas derechos)

    El pasado mes de agosto de 2021, como ya se sabe, los talibanes tomaron el poder en Afganistán, una desgracia para sus habitantes y especialmente para las mujeres, ya que éstas vieron anulados sus derechos humanos más básicos, como los de la educación y el trabajo. La vida de unos 19 millones de mujeres y niñas afganas se fue a pique; la de las niñas que recibían educación antes de la dramática llegada al poder de los talibanes, y la de las mujeres que participaban activamente en la vida política, económica y social del país como abogadas, médicas, enfermeras, policías, juezas, profesoras, ingenieras, políticas, periodistas, empresarias… Sin embargo, toda esta situación ha cambiado de un plumazo, sumiendo a las mujeres en el ostracismo más cruel, teniendo que permanecer encerradas en sus casas, y hundiendo al país en la miseria más absoluta, que ha obligado incluso a la ONU a recabar la mayor provisión de fondos en su historia para hacer frente a la emergencia humanitaria más grave que sufre Afganistán desde que está en manos de estos iluminados.

    No podemos permitir que los talibanes borren a las mujeres afganas de la sociedad. Tenemos que ayudarlas a resistir, a que su situación y la del resto de los habitantes no caiga en el olvido. Existen diferentes grupos en nuestro país ayudando de varias formas, desde apoyo económico a las mujeres y sus familias que han podido escapar de ese infierno y permanecen en países limítrofes, Pakistán por ejemplo, a la espera de que sean atendidas por la embajada española para conseguir visados que les permitan llegar a nuestro país, hasta asesoramiento en trámites burocráticos, pasando por las campañas de apoyo en redes sociales para animarlas a continuar su lucha, su resistencia y su empeño en conseguir unas condiciones dignas de vida, además de proporcionar eco y altavoz a todas sus denuncias y anhelos.

    Ser mujer en Afganistán nunca fue fácil en una sociedad tan patriarcal. La violencia de género, el analfabetismo y la falta de oportunidades para las mujeres siempre han estado presentes y sus cifras están entre los países peores del mundo, pero desde 2001, a pesar de todo y con la derrota de los talibanes, se consiguieron grandes avances que ahora han sido borrados de la noche a la mañana. Es necesario, por ello, seguir denunciando esta ominosa situación provocada por “los estudiantes” (significado de “talibanes”)… Estudiantes de la represión de las mujeres, las que sin duda más han perdido con su llegada al poder; estudiantes de la supresión de derechos para todxs sus habitantes, y que lo único que han conseguido es sumir a su propio país en la más absoluta tristeza, pobreza y abatimiento, hasta el punto de que la opinión más unánime de las personas que viven allí es que “ya no hay alegría”.

    El grito más repetido por las afganas es el de “No nos olvidéis”, y es lo que pretendemos hacer desde nuestra recién creada Plataforma Feminista por Afganistán, creada por un grupo de mujeres feministas, independientes, plurales y abiertas a todas aquellas personas que quieran colaborar. Instamos a la comunidad internacional y a las organizaciones de todo tipo involucradas a trabajar directamente con las mujeres afganas para responder a sus necesidades reales, presionando a los talibanes para restaurar los derechos humanos abolidos. Las noticias son un artículo de consumo rápido, y por ello no podemos permitir que Afganistán sea pronto olvidado para dar paso a otros temas de actualidad, dejando abandonadas a su suerte a las mujeres afganas, condenadas a su muerte social, y por extensión a sus casi 40 millones de habitantes, mujeres y hombres, privados de libertad y dignidad en un régimen que maltrata a las mujeres solo por el mero hecho de serlo. Luchemos por ellas, con ellas.

    “Las otras somos también nosotras” (Olga Rodríguez, eldiario.es, periodista especializada en información internacional, Oriente Medio y derechos humanos)</Artículo>

    ‘Las noticias son un artículo de consumo rápido, y por eso no podemos permitir que Afganistán sea pronto olvidado para dar paso a otros temas de actualidad’

    Últimas noticias
    - Solidaridad en acción- spot_img
    Noticias relacionadas