fbpx

Un periódico de Movimientos Sociales

Proyecto Inicial del Periódico de Movimientos Sociales en la Comunidad de Madrid Madrid en Acción

Descarga PDF

Preámbulo

En reunión celebrada el pasado 24 de octubre en La Ingobernable, en la que participaron representantes de los colectivos abajo firmantes, así como otras personas a título individual, se aprobó el texto que sigue como borrador para su desarrollo, con el objetivo de que los movimientos sociales madrileños que acuerden participar en este proyecto nos dotemos de un periódico impreso como órgano de expresión y difusión.

 Introducción

El presente proyecto para la creación de un periódico de los movimientos sociales de la Comunidad de Madrid parte de la experiencia del periódico madrid15m, órgano de expresión de las asambleas del movimiento 15M del mismo ámbito territorial. Estimamos que el camino recorrido logrando mantener durante más de siete años un periódico totalmente autogestionado puede ser de gran utilidad para la propuesta que hacemos a través de estas páginas.

Antes de empezar a exponer la propuesta, el grupo que la ha elaborado quiere dejar claro que el periódico que proponemos no sería en modo alguno la continuidad de madrid15m, sino un medio de comunicación totalmente nuevo, órgano de expresión de todos los colectivos que en él participen, de nadie más y de nadie menos. Por consiguiente, los colectivos que decidan ser parte de este proyecto tendrán el derecho y también la tarea de hacerlo suyo mediante su participación. Como no puede ser de otro modo, esto que os presentamos es un proyecto, pero la forma definitiva se la daremos entre todos en las próximas reuniones que se irán convocando a tal efecto.

En cuanto a la posible carga de trabajo resultante, estimamos que con un adecuado reparto de tareas, tal como se indica en próximos epígrafes, el periódico no implicaría una carga personal demasiado grande para las personas que decidan participar activamente en él. En cualquier caso, cuantos más colectivos y personas participen, más fácil, potente, eficaz y efectivo será todo, por lo que invitamos a quien tenga ya el proyecto a que empiece a difundirlo desde este momento, para sumar todas las voluntades posibles a esta idea.

Movimientos sociales ha habido siempre por estos lares, unas veces en auge y otras en retroceso, pero nunca han faltado en nuestra comunidad causas por las que luchar ni personas dispuestas a emplear su tiempo, esfuerzo e ilusiones en conseguir para toda la ciudadanía una sociedad más justa, solidaria y libre, ya sea de forma global o implicándose de manera especial en campos concretos como feminismo, derechos LGTBIQ, antimilitarismo, pensiones, cuidados, antifascismo, antirracismo, migraciones, refugiados, educación, sanidad, autodefensa laboral y un larguísimo etcétera. Efectivamente, todas estas luchas existen, pero (como sabemos los que en ellas participamos) permanecen en la invisibilidad para el resto de la sociedad por el bloqueo de los medios del sistema. Esto nos lleva al siguiente epígrafe…

Nuestra propuesta

Así pues, como anticipábamos, el motivo de estas líneas no es otro que proponer un periódico que, siguiendo el modelo horizontal de madrid15m en cuanto a funcionamiento del grupo de trabajo, publicación de contenidos, financiación y organización para su producción y reparto, se convierta en el órgano de expresión de los movimientos sociales de la Comunidad de Madrid. Un medio de comunicación impreso, pues por el público al que va dirigido (la población madrileña, recordando que mucha gente por ingresos, formación o costumbres no tiene acceso a la red) y lo asumible de sus costes (entendemos que los 79 números del m15m dan sobrado testimonio de su viabilidad económica) lo consideramos herramienta no solo viable sino idónea (nuevamente, la trayectoria del m15m sirve como buena prueba de ello).

El objetivo de este medio sería doble. En primer lugar, romper el bloqueo informativo que sufren los movimientos sociales para que ellos mismos, sin manipulación, puedan mostrar directamente a la población madrileña esa otra realidad que no aparece en los medios y presentar su visión, actividad, propuestas, etc., sobre dicha realidad y su necesaria modificación. En segundo lugar, como ya ocurría con el m15m, entendemos que el periódico cumpliría una valiosísima labor como elemento de cohesión entre los distintos movimientos sociales madrileños de varias maneras:

a) facilitando que los diferentes colectivos informen de su actividad y accedan fácilmente a la información sobre lo que hacen otros colectivos

b) el tener esa información hará sencillo saber en qué está cada uno, qué necesita y cómo se les puede echar un cable, favoreciendo la solidaridad y el apoyo mutuo

c) con esa información, si mi colectivo está interesado en trabajar en un tema y veo que hay otros colectivos haciéndolo, podemos valorar la suma de esfuerzos o el trabajo en red

d) finalmente, el propio esfuerzo conjunto de sacar el periódico hará que nos conozcamos mejor, nos sintamos “parte de un todo” y estrechará así nuestros lazos de afinidad dentro del conjunto de los movimientos sociales madrileños, contribuyendo a evitar la dispersión informativa de los mismos.

En resumen, que la información corra demuestra que los movimientos sociales están muy vivos y hace que los lectores afines quieran “apuntarse”, y hacer cosas juntos (y por tanto conocernos y acostumbrarnos a trabajar unos con otros) nos refuerza a todos.

Queremos dejar muy claro que, al igual que no lo era el m15m, este nuevo periódico en ningún caso será un medio doctrinario ni pretenderá ofrecer “soluciones mágicas” en sus páginas. Su objetivo será meramente servir de vehículo a la voz de los movimientos sociales madrileños, una voz que es naturalmente plural. Obviamente todos los colectivos (todos los que acuerden participar en el periódico, se entiende) recibirán en el periódico el mismo tratamiento.

En cuanto al nombre, pensamos que deberá ser el que se acuerde entre todos los colectivos dispuestos a participar en este proyecto. En cualquier caso, sí queremos proponer de antemano que la cabecera elegida evite el tono panfletario o de proclama política demasiado expresa, para evitar repeler al “lector de a pie” (parte importante dentro de nuestro público objetivo), que pudiera identificar al periódico a primera vista como mera propaganda política y desecharlo de entrada.

Viabilidad del proyecto

Vista la introducción y enunciada la propuesta, abordamos directamente el “meollo” de la cuestión: “¿y esto como se financia?”. En este sentido, mantendríamos el modelo m15m, con alguna novedad que añadimos fruto de la experiencia con dicho periódico.

Recordaremos brevemente el modelo. Los únicos gastos son los de imprenta, pues el resto de tareas son asumidas por el grupo de trabajo y los colectivos implicados, y por supuesto aquí no cobra nadie, es todo trabajo militante (como así ha sido hasta ahora, y ha funcionado estupendamente). El pago de esos gastos corre a cuenta de los colectivos implicados: cada uno de ellos calcula cuántos ejemplares va a necesitar/repartir y efectúa su pedido en base a dicha necesidad o estimación de reparto. Para facilitar las cuentas, los pedidos se harán mediante bonos de 5€, que equivaldrían a 50 ejemplares (entiéndase esta cifra como referencia inicial, ya que, como es sabido, a mayor tirada, menor coste por ejemplar. Ésta es la clave de la viabilidad del proyecto: un colectivo por su cuenta no puede afrontar la edición de un periódico,pero si nos juntamos todos sale más barato que fotocopiar octavillas. A modo de ejemplo, según las últimos tarifas editandomadrid15m, para 5.000 ejemplares el coste total eran 550€; para 15.000, 670€; y así progresivamente). El periódico tendría 16 páginas, con un formato de 289 x 400 mm.

Como novedad, estimamos como buena idea que cada colectivo se comprometa a pedir un mínimo de dos bonos de cada número, por entender que no es una cantidad elevada y así garantizamos un mínimo de tirada. El mínimo total de bonos pedidos para arrancar el proyecto debería ser de 120-150, para así poder empezar con una tirada mínima de 5.000 o 10.000 ejemplares. En la etapa final de madrid15m andábamos por esas cifras, por lo que estimamos que pueden ser fácilmente superables.

Otra novedad que nos planteamos es abrir la posibilidad de suscripciones personales. Proponemos esto porque en la experiencia anterior nos encontramos con no poca gente que nos preguntaba cómo conseguirlo (y a la vez cómo colaborar con la financiación del proyecto) y les remitíamos a las asambleas, pues era solo a través de ellas que se organizaban pedidos, reparto, etc. Esto en muchos casos frustraba su voluntad, dado que no les era cómodo (por distancia, horarios, costumbres…) hacerlo así.

Y otra novedad que hemos pensado es abrir la posibilidad del “bono solidario” para los colectivos que puedan/quieran hacerlo. Esto significa que un colectivo podría por ejemplo pedir seis bonos y, si especifica que dos de ellos son “solidarios”, recogería cuatro y dejaría esos dos para quien pueda necesitarlos. Pensamos por ejemplo en colectivos especialmente precarios para los que incluso pagar dos bonos puede ser un problema o para campañas especiales que requieran un reparto especial en calle y por tanto tirada extra (una movilización o campaña especialmente importante, fechas-hito como el 8M o el 15M, etc.). Pensamos que ésta puede ser una bonita forma de practicar la solidaridad, y daría al conjunto gran agilidad para cubrir hitos importantes sin que tenga que asumir un gasto enorme el colectivo implicado directamente.

En cuanto a estos hitos, queremos apuntar una interesante herramienta que ya hemos utilizado en madrid15M: la posibilidad de “personalizar” una parte de la tirada cambiando un número de páginas que puede oscilar entre 1, 2, 4 y 8. De este modo, una lucha o colectivo concreto podría tener para ese número una cabecera propia si ellos consideran que así pueden tener mayor impacto. Eso sí, tal opción tendría un pequeño condicionante económico y de tirada, puesto que el cambio de planchas oscilaría entre los 70 y los 120€ según el número de páginas, y se tendrían que encargar un mínimo de 50 bonos (1.000 ejemplares) de dicha edición especial, exigencia de la imprenta.

Respecto a los pagos de los colectivos, éstos deberían ser a través de ingreso en una cuenta bancaria, de forma que todo quede convenientemente registrado para facilitar el trabajo de contabilidad y favorecer la transparencia. Entendemos que esa cuenta no debería estar a nombre de un particular (especialmente por motivos fiscales), por lo que estimamos conveniente la colaboración para ello de una fundación afín y de confianza (y por supuesto, que esté al margen de cualquier institución, partido, sindicato…).

Tan importante como la financiación es la distribución, por lo que insistimos en la idea de que los colectivos deberán realizar sus pedidos no solo pensando en los ejemplares que pueden pagar, sino también en los que pueden repartir. Una necesidad importante del periódico en este apartado es contar con un punto de entrega para que el camión de la imprenta pueda descargar los ejemplares, al que puedan acudir los distintos colectivos a recoger sus bonos. Dicho punto, para el madrid15m, era el ESLA Eko, que proponemos de nuevo para este proyecto siempre que la asamblea de dicho centro social esté de acuerdo. Aparte, sería conveniente organizar otros puntos secundarios para establecer una red que evite desplazamientos excesivamente largos a los colectivos más alejados del punto de descarga. Para este fin pueden servir estupendamente otros centros sociales, librerías afines, locales de colectivos o cualquier espacio susceptible de utilizarse, siguiendo un criterio razonable de despliegue y no redundancia.

Destinatarios

El destinatario o “público objetivo” de este periódico, como puede desprenderse de lo hasta ahora expuesto, sería, al mismo nivel, la militancia de los movimientos sociales madrileños (pensionistas, feministas, kellys, jóvenes contra el cambio climático, ecologistas, sin techo, antidesahucios, refugiados, manteros, 15M, autodefensa laboral… y decenas de colectivos más) y la ciudadanía en general.

Esto es consecuencia lógica de los objetivos enunciados: el periódico se hace para mantener informados a nuestros militantes de “qué se cuece” en el resto de colectivos afines de nuestra región y obtener así una visión de conjunto de nuestros movimientos sociales, y también para mostrar a la ciudadanía la “otra realidad”, la que no sale en los medios, y hacerles llegar los mensajes, propuestas e ideas que emiten los movimientos sociales para transformar esa realidad hacia lo que entienden como otra más justa, solidaria y digna. Partiendo de la base de que nadie puede hablar en nombre de los movimientos sociales más que los propios movimientos, este proyecto resulta idóneo.

Para ello, el periódico deberá tener un diseño atractivo, que invite a hojearlo, y unos contenidos de calidad, encuadrados en los distintos géneros del periodismo (el continuo que va de la información a la opinión: breve, noticia, reportaje, crónica, columna, artículo…) y convenientemente redactados y corregidos. En definitiva, el periódico ha de tener un acabado profesional, siendo responsabilidad del grupo de trabajo garantizar que así sea.

Insistimos en la importancia del soporte papel. Ahora mismo la mayoría de la información y acciones generadas se difunden en las redes, y esto está muy bien, pero a nivel individual es muy difícil si no militas simultáneamente en varios colectivos tener una visión de conjunto de la actividad de los movimientos sociales madrileños. Tienes que estar en distintos grupos de WhatsApp y Telegram, y seguir multitud de Instagram, Twitter, Facebook, etc., para obtener información, y si no andamos rápidos (o si no estamos en el “mundo digital”) ni nos enteramos. Las redes sociales son necesarias, y en este proyecto también debemos apostar por ellas, pero pensamos que hay que llevarlas más allá, crear soportes que generen también historia y que esta historia sea accesible hoy y en el futuro para todo el mundo, que las realidades que creamos en el día a día puedan ser analizadas, estudiadas, asumidas, rectificadas, aparcadas y (¿por qué no?) ser motor de nuevas realidades. Para ello lo ideal es la creación de un medio editorial, tanto impreso como en web y redes, que cubra esta necesidad.

Contenidos

Los contenidos del periódico serán de tres tipos/procedencias: 1. Textos elaborados por los colectivos participantes sobre la actividad, propuestas, denuncias, visión del mundo, etc., que tengan o realicen dichos colectivos; 2. Textos, independientemente de su autoría (pero no escritos por cualquiera; en el siguiente punto hablaremos de la participación), que traten temas en la esfera de interés de los colectivos participantes y cuyo contenido pueda ser asumido por los mismos y/o no resulte un problema para ellos; y 3. Textos procedentes de medios alternativos hermanos, con los que si procede se establecerán acuerdos y alianzas (pues este periódico no sería “competencia” para el resto de medios alternativos, al tener una naturaleza totalmente distinta, como ya ocurría con el m15m. Más bien al contrario: pensamos que podemos potenciarnos mutuamente).

Como ya hemos apuntado, la idea es que el periódico “sale de los movimientos sociales madrileños para llevar su actividad y puntos de vista a todo el mundo”, precisando que “lleva los puntos de vista de los movimientos sociales”, pero no habla por ellos, pues partimos de la base de que el periódico es un mero vehículo de transmisión. Por este motivo, no tendrá director ni línea editorial propia. Y también por ello, todos los textos, fotos o dibujos publicados irán firmados por sus autores, sean éstos individualidades o colectivos, identificándose así en todo momento quién es el emisor de cada mensaje.

El periódico pretende ser fiel reflejo de los movimientos sociales, abierto, sin miedo a las discrepancias, combativo, con contenidos de rabiosa actualidad, centrado en los debates que afectan a la ciudadanía, abarcando todas las realidades sociales y culturales, denunciando sin matices la corrupción política y del sistema económico imperante, pero sin quedarse en la mera denuncia: cargado de propuestas e ilusión por este presente que queremos labrarnos, del que queremos ser partícipes y no meros espectadores. Servirá como propagador de las actividades, propuestas y acuerdos que los colectivos vayan desarrollando, y se marca como uno de sus objetivos principales favorecer la participación de todos ellos.

Como el periódico cuenta con un espacio limitado por lo que cabe físicamente en sus páginas y un tiempo limitado por sus fechas de cierre, impresión y salida, el grupo de trabajo encargado de elaborarlo tendrá en cuenta, a la hora de incluir los textos en el número de cada mes el orden de llegada, su procedencia (intentando que se vea representado el mayor número de colectivos posible) y su actualidad (si tratan un tema actual y/o si esa actualidad se puede perder en caso de no publicación o si se trata de algo atemporal que se puede publicar el mes siguiente sin problemas en caso de no contarse con espacio suficiente). En caso de que un colectivo envíe varios textos, se intentará publicar el máximo posible, en función del espacio disponible.

El principio de estructura de los contenidos partirá de la sección de Madrid. Dicha sección, por corresponderse con el ámbito territorial que cubre el periódico, tendrá prioridad. Una vez configurada ésta, se distribuirá el espacio restante entre el resto de secciones.

¿Y qué no publicará el periódico?

— No se publicarán textos que puedan influir en debates abiertos en el seno de los movimientos sociales madrileños. En tales casos, remitiremos el texto en cuestión a los colectivos participantes para que lo valoren sus asambleas. El periódico no tiene la intención de ser un espacio de debate, sino un medio de cohesión y propaganda (entendida ésta como difusión de ideas, no como panfleto dogmático): entendemos que el espacio de debate se encuentra en las asambleas de los colectivos, y no es intención de este grupo de trabajo sustituirlas.

— No se publicará ningún texto a (o a miembros destacados de) partidos políticos, sindicatos, fuerzas represivas y/o armadas, sectas, colectivos que dependan de forma directa de las instituciones o cargos directivos de medios de comunicación comerciales.

— Por supuesto, no se publicará ningún contenido de carácter sexista, racista, insultante, que ataque a personas o colectivos, etcétera.

Todas estas pautas de trabajo que estamos exponiendo han salido de la práctica del periódico madrid15m durante sus siete años de vida. Y entendemos que probablemente la misma práctica nos irá dictando en el futuro nuevas soluciones a problemas operativos que podamos encontrar, susceptibles de dar lugar a nuevas pautas que se irían adoptando. En cualquier caso, las decisiones sobre el contenido del periódico y sobre la forma de organizarse y trabajar de su grupo de trabajo se tomarán asambleariamente. Invitamos por ello a la militancia de los distintos colectivos a participar y aportar en la asamblea de este grupo de trabajo, abierta y horizontal. Esto nos lleva al siguiente punto…

Participación y organización

Participarán en el periódico los colectivos que así lo aprueben en sus asambleas. Como hemos apuntado, no se admitirá la participación de partidos políticos, sindicatos, sectas o colectivos que dependan de forma directa de las instituciones.

Podrán participar en el grupo de trabajo todas las personas (militen en un colectivo o no, sean profesionales de imprenta o redacción o no lo sean) interesadas en hacerlo, siempre y cuando no sean miembros destacados de los colectivos excluidos en el párrafo anterior. Tampoco podrán participar en el grupo cargos directivos de medios de comunicación comerciales, miembros de fuerzas de seguridad del Estado o instituciones represivas, ni cargos de gobierno de cualquier nivel territorial (incluyendo diputados, concejales y vocales).

Aparte del grupo de trabajo, el periódico contará con todas las colaboraciones posibles para dotarlo de contenidos (con la excepción de las personas reseñadas en el párrafo anterior). El objetivo es que éste sea vuestro/nuestro periódico, de todas y todos, así que (en caso de aprobarse, claro está) os animamos a que participéis, hagáis llegar la información, enviéis colaboraciones, ayudéis a difundirlo… En definitiva, que ocupéis el lugar que por derecho os corresponde en este bonito e ilusionante proyecto.

El grupo de trabajo se organizará, a su vez, en subgrupos de trabajo específicos para las distintas tareas necesarias para la edición del periódico. Éstos podrían ser los siguientes: Redacción/Producción (y dentro de él otros cuatro: Textos, Imágenes, Ilustraciones e infografía y Maquetación y diseño), Relaciones con colectivos y medios, Tesorería y financiación, Distribución, Medios digitales (web y redes sociales), y Archivo. Habrá reuniones conjuntas, y después los grupos se organizarán de forma interna como les resulte más operativo, informando de su actividad en las reuniones conjuntas. Éstas en principio podrían ser al menos una presencial al mes y las telemáticas de trabajo que se estimen necesarias. El proyecto se marca como meta que todos los grupos sean rotativos (entendemos que es difícil y que en los movimientos sociales no sobran manos, pero ello nos parece importante para favorecer la participación y evitar posibles personalismos o un funcionamiento viciado).

Resumiendo

Del modo que hemos expuesto a lo largo de estas páginas, nuestro/vuestro periódico saldrá a la calle de forma mensual y gratuita en el ámbito de la Comunidad de Madrid, con una tirada inicial de entre 5.000 y 10.000 ejemplares (con evidente vocación de incrementarla en el futuro). 16 páginas a color, sirviendo de apoyo en la difusión y visibilidad de los movimientos sociales madrileños. Un periódico cercano, atractivo, plural e independiente de cualquier grupo político, autogestionado económica y políticamente por los propios movimientos sociales de la Comunidad de Madrid, y con una transparencia total en cuanto a financiación y funcionamiento.

Lo editará un grupo de trabajo, que realizará su labor de forma voluntaria y militante (nadie cobrará por ello), funcionará de forma horizontal y asamblearia y se organizará en subgrupos de trabajo en función de sus necesidades operativas. Se animará a la participación en el periódico, que constituirá un ejemplo vivo de autogestión, en el cual sus colectivos e individualidades participantes cubrirán todas sus fases (excepto la imprenta, el único gasto).

Las personas que hemos participado en la elaboración de este proyecto estamos convencidas de que el periódico será una herramienta de propaganda de primer orden, a la par que jugará un papel importante en la deseable cohesión y apoyo mutuo entre los diferentes movimientos sociales que realizan su labor en nuestra comunidad. Una herramienta de eficacia ya probada, a la que entendemos avalan los siete años de la bonita y valiosa experiencia de madrid15m.

Pin It on Pinterest