Más

    Un 17 de octubre de Dignidad en Movimiento

    Solidaridad en Acción

    spot_img spot_img

    Varios colectivos sociales

    Un año más, cientos de personas respondieron a la convocatoria lanzada conjuntamente por el Movimiento ATD Cuarto Mundo, la parroquia de San Carlos Borromeo, la Asociación Apoyo y la Red de Solidaridad Popular Latina y Carabanchel para conmemorar el 17 de octubre, Día Mundial para la Erradicación de la Extrema Pobreza.

    A las 18:00 comenzó una ruta circular alrededor de plaza de Cibeles, saliendo del Ayuntamiento, pasando luego por la Casa de América, el Cuartel General del Ejército y terminando en el Banco de España. Un recorrido que sirvió para señalar las mil y una trabas que encuentran quienes viven en pobreza para ver reconocida su dignidad debido a un sistema de atención social, educacional y cultural, defensa y prestaciones que no tiene en cuenta a las personas y el cuidado que todas ellas merecen.

    Éste es el comunicado que se leyó:

    Hoy, 17 de octubre, conmemoramos el 30º aniversario del reconocimiento por la ONU del Día Mundial para la Erradicación de la Pobreza. El lema este año es “La dignidad puesta en práctica: nuestro compromiso, la justicia, la paz y el planeta”. La dignidad no es un concepto abstracto: es inherente a toda persona.

    Actualmente, muchas personas que viven en la pobreza persistente ven negada y violada su dignidad. El trato que reciben las personas más pobres es un buen indicador del respeto a la dignidad humana en nuestra sociedad.

    — ¿Nos tratan con respeto cuando una Tarjeta Familia, una ayuda para poder comer, tarda cuatro meses en ser tramitada? ¿Es digno?

    — ¿Nos tratan con respeto cuando para obtener la Renta Mínima de Inserción debes explicar cómo “sigues vivo”, cómo llegas a fin de mes a pesar de no tener ingresos? ¿Es digno?

    — ¿Nos tratan con dignidad cuando tardan más de ocho meses en contestar nuestras reclamaciones respecto al Ingreso Mínimo Vital? ¿Cuando estando revisado un expediente tarda más de dos meses en ser firmado?

    Una de cada cinco personas de esta ciudad estamos en riesgo de pobreza, pero el consejero Enrique Ossorio nos busca debajo de alfombras que pisa. Él sigue creyendo que el mundo se ordena por niveles: los ricos arriba, los pobres pisoteados. Pero se confunde: cada día somos más las personas empobrecidas que luchamos por nuestros derechos.

    Vamos aprendiendo que la riqueza es fruto del desarrollo social y que nosotras somos parte de esa sociedad. Insisten con sus desprecios en expulsarnos de lo compartido para que nos sintamos fuera del bien común que también nosotras hemos construido.

    — Nos dejan sin luz en Cañada Real.

    — Nos dejan sin salud en nuestros barrios.

    — No invierten en nuestra educación, en la pública, que es la de todos y todas.

    — No cuidan los parques, negando a niñas y niños empobrecidos, pero también a toda la infancia, el derecho a disfrutar del juego en la calle.

    — Privatizan el derecho a una vivienda a quien pueda pagarla a unos precios que están muy lejos del alcance de muchas.

    — Construyen muros, fronteras internas y externas, para proteger su egoísmo. Lo que consideran que, debido a sus méritos, a su posición en la sociedad, solo es suyo. ¿Hay acaso mayor mérito que sobrevivir con 491 euros en el bolsillo cada mes? ¿Mayor mérito que atravesar una valla construida infranqueable para acariciar una oportunidad?

    — Asfixian a las trabajadoras del hogar, a los trabajadores y trabajadoras de empleos no cualificados y también a los cualificados; es tal el ansia de enriquecimiento de los enriquecidos que todo les parece poco.

    Pero sabemos, como saben nuestras abuelas y abuelos, que somos parte de la sociedad, que la riqueza también nos pertenece. Entre todas, desde nuestras distintas posiciones, desde nuestras oportunidades, hemos construido esta riqueza. Por eso no podemos consentir que unos acumulen tanto causando la pobreza de otros.

    Por eso, esta tarde reivindicamos nuestro sueño, que todas y todos tengamos lo digno para vivir, que la pobreza no quiebre más oportunidades, que entre todos nos cuidemos, nos responsabilicemos, que hoy todas y todos nos comprometemos a construir un futuro al que podamos llegar juntas y a tiempo.

    ‘Actualmente, muchas personas que viven en la pobreza persistente ven negada y violada su dignidad. El trato que reciben las personas más pobres es un buen indicador del respeto a la dignidad humana’

    Últimas noticias

    Crónicas del viaje

    - Solidaridad en acción- spot_img
    Noticias relacionadas