Más

    «Troleo» de dignidad: la campaña en redes #ElCampoEsDigno se vuelve contra sus promotores y moviliza a cientos de trabajadores y colectivos de migrantes a favor de las inspecciones del Gobierno

    Solidaridad en Acción

    spot_img spot_img

    Apenas 32 tweets de las organizaciones patronales en apoyo al sector, opacados  por centenares mensajes de denuncia.

    El colectivo Jornaleras de Huelva en Lucha, gran beneficiado de la iniciativa patronal, al multiplicar por 10 sus seguidores durante la jornada y acumular las mayores muestras de apoyo.

    La viralización del hashtag en Facebook, Twitter e Instagram dibuja una realidad laboral del sector agrario muy alejada a la buscada por los promotores de la iniciativa.

    Html code here! Replace this with any non empty text and that's it.

    Fuente: La Mar de ONUBA

    La iniciativa #ElCampoEsDigno promovida por la Comunidad de Regantes de Palos de la Frontera para “fomentar una imagen positiva del campo onubense y de sus condiciones de empleo y pujanza económica para la provincia”, obtuvo el pasado viernes “un notable éxito” de viralización en las redes sociales, según han señalado desde la entidad de riego.

    Una percepción de éxito que, sin duda, comparten las organizaciones de trabajadores agrícolas y colectivos de migrantes que participaron, haciendo uso de la etiqueta, a la que durante toda la jornada añadieron un símbolo de interrogación y se hicieron con el protagonismo absoluto de la iniciativa, trasladando a través de #ElCampoEsDigno? una realidad que en nada se compadece con la que, originalmente buscaba la iniciativa.

    Si bien el hashtag se puso en marcha como “medida de contrapunto a las instrucciones de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que lastraba la imagen y el buen hacer de las empresas del entorno”, la intensa y fructífera actividad por parte de las asociaciones, colectivos de migrantes y organizaciones de Derechos Humanos se hicieron con el protagonismo de la campaña, sumando más de 500 mensajes de apoyo a los trabajadores y a la ministra Yolanda Díaz, frente a apenas 32 tweets en contra en la red de microblogging.

    Seguir la etiqueta en otras redes como Facebook o  Instagram revelan que el resultado fue similar. Logrando sumar en torno a “un millón de impactos” (según datos aportados por la propia CR Palos de la Frontera, promotora de la campaña) en las diferentes redes sociales en las que se puso en marcha la campaña. Si el objetivo era fomentar una “imagen positiva del sector”, la experiencia no podía haber salido peor, al ceder todo el protagonismo de la misma a mensajes que señalan sin ambages (en muchos casos con imágenes y documentos que avalan lo denunciado) la existencia de cientos de casos de explotación laboral, incumplimientos de convenios colectivos, y multitud de abusos cuyo reflejo ha quedado grabado en la Red gracias la iniciativa de las patronales agrarias.

    Las herramientas de medición y baremación utilizadas para medir el impacto de la iniciativa (principalmente Metricool y Tweet Binder) han revelado que la campaña ha llegado al ‘timeline’ de más de un millón de cuentas en Internet de varios países consiguiendo así una gran profusión y elevando el hashtag a niveles de denuncia colectiva obre la realidad laboral del campo inéditas hasta la fecha. 

    El impacto del hashtag ideado por la CR Palos fue impulsado, inicialmente por organizaciones patronales como Asaja, Interfresa o UPA, a las que se sumaron otras (menos de diez en total) con -pocos y muy contestados- mensajes de apoyo al sector frente a cientos de mensajes que exigían respeto y dignidad para los trabajadores de campo.

     

    Y si hubo un colectivo realmente beneficiado por la iniciativa patronal, este fue el de Jornaleras de Huelva en Lucha, que comenzó la jornada del viernes con algo menos de 100 followers en Twitter, y la terminó rozando el millar de seguidores. Todo un “troleo de dignidad” que dejó en las redes una imagen del sector agrario español muy alejado del que inicialmente buscaba la campaña, y, lejos de lograr cuestionar a la ministra de Trabajo, vino a dotarla de más datos y razones para mantener el plan de inspecciones de la ITSS que dio lugar a la fallida «protesta vital»

    Últimas noticias
    - Solidaridad en acción- spot_img
    Noticias relacionadas