fbpx

Mi nombre es Lara Patiño Bóveda, y lo que comenzó como una simple ayuda desinteresada se convirtió en un movimiento maravilloso cargado de mucho cariño, esfuerzo y satisfacción. Podríamos decir que soy la fundadora de Súper Héroes Ayuda Desde Casa.

Autora Laura Patiño

Así es como me catalogan los 800 voluntarios que se unieron a mi causa, pero yo sinceramente no me siento como tal, yo solo fui quien un día después del comienzo del confinamiento y tras una conversación telefónica con mi prima Vanesa (enfermera del Hospital Infanta Sofía) tuvo la idea de simplificarles a los sanitarios el esfuerzo que estaban realizando, no solo cuidando de nuestros enfermos y lidiando con todo lo que se les venía encima, sino también teniéndose que exponer a todo esto sin apenas protección ni material para afrontarlo como es debido, teniéndose que elaborar batas en sus escasos tiempos libres con bolsas de basura y pantallas protectoras con antiguos archivadores.

▼ El personal sanitario reconoce y agradece la solidaridad. Autor imagen: Titho

Bastante estaban sufriendo como para tener que crear sus propios EPI, y más aún teniendo en cuenta la cantidad de ciudadanos confinados en casa con mucho tiempo libre y poco que hacer. Sin duda mi mensaje y solicitud iban dirigidos a todos aquellos que sus circunstancias personales se lo permitiesen. De modo que, después de escuchar el desaliento por parte de mi prima, de percibir su agotamiento ante tal situación y de recibir su llamamiento oculto de auxilio, mi última frase antes de colgar fue “no tienes nada más qué decirme”, y mi cabeza comenzó a ir a mil por hora y decidí hacer algo al respecto. Mi opción fue intentar formar una cadena humana y solidaria para poder elaborar esos EPI que tanta falta hacían. Escribí un texto solicitando ayuda unido a un enlace de un grupo que creé con el nombre de Ayuda Desde Casa para que todo aquel que quisiese se incorporase. Lo pasé a todos mis contactos pidiendo difusión y lo colgué en mi Facebook.

A la mañana siguiente ya se habían unido 70 personas y nos pusimos manos a la obra. Hubo que marcar puntos de entrega y recogida para el material, agrupando a la gente por zonas, por lo que se fue solicitando la ayuda de farmacias, estancos o locales que estuviesen abiertos y nos dotasen de un pequeño espacio para servir de conexión. Yo llevaba el material a dichos puntos para que posteriormente los voluntarios lo recogiesen y así poder elaborar dichos EPI en sus casas gracias a tutoriales realizados por mi parte y teniendo que tomar unas medidas básicas de higiene para su realización. Una vez hechos los volverían a llevar a dichos puntos para nuevamente pasar yo a recogerlos y formar las cajas para llevar a su destino.

Todo comenzó con el Hospital Infanta Sofía, porque ellos mismos nos proporcionaban las bolsas, pero según iban incorporándose voluntarios ya podíamos abarcar a más, y teniendo en cuenta el abandono que estaban sufriendo las residencias comenzamos a movernos en este ámbito. Para ello comenzamos a solicitar donaciones de todo el material que necesitábamos para cubrir las necesidades que existían. Ha sido increíble la respuesta de las grandes empresas y no tan grandes que nos han donado material. Gracias a todos ellos y al trabajo de los 800 voluntarios que hemos llegado a formar esta plataforma hemos conseguido llegar a más de 300 residencias, hospitales, centros de salud y demás entidades que lo necesitaban, abarcando no solo Madrid sino llegando a cubrir necesidades de otras ciudades tales como Toledo, Salamanca, Ávila…

Comenzamos con plástico, elaborando cuerpos y mangas, batas termoselladas, gorros y calzas, junto a las pantallas protectoras gracias a uno de los miembros, que disponía de máquina 3D, que una vez fuimos conscientes del trabajo realizado por los Makers decidimos centrarnos en las batas y resto de EPI. Conseguimos formar un grupo de 50 costureros dedicados a coser mascarillas y batas con tela TST que nos donaron. Teníamos a dos cortadores, que han estado cortando la tela sin descanso. Para facilitar el trabajo de uno de ellos tuvimos la idea de comprarle entre todos una cortadora, cuando por arte de magia apareció un gran hombre dispuesto a realizar la compra de dicha máquina como donación. Es importante nombrar cosas como ésta para alabar la gran generosidad y las grandes personas que nos rodean, es un privilegio contar con gente tan increíble cuya intención primordial es ayudar sin recibir nada a cambio. Sin duda ésta es la base de la gran plataforma que es Súper Héroes Ayuda Desde Casa, formada por 800 miembros dispuestos a aportar cada uno su granito de arena para conseguir que el mundo sea mejor, y gracias a ello hemos logrado ayudar a mucha gente, hemos llegado a aquellos que más han sufrido con esta situación y solo el hecho de saber que lo hemos conseguido es una gran victoria para nosotros. Hemos repartido un total aproximado de 50.000 batas termoselladas, 700 pantallas, 8.000 batas de tela TNT, 10.000 mascarillas de triple capa de TST, miles de calzas, miles de gorros tanto de doble capa de tela TST como desechables y de tela de algodón, guantes, gafas… y todo aquello que podíamos y nos solicitaban.

Las zonas o puntos que teníamos abarcaban casi todo Madrid. Disponíamos de puntos en Arganda, Rivas, Ensanche de Vallecas, Vicálvaro, Coslada, Moratalaz, Vallecas, Hortaleza, Tetuán, Barrio del Pilar, Atocha, Carabanchel, Navalcarnero, Móstoles, Alcorcón, Fuenlabrada, Leganés, Getafe, Pinto, Las Rozas, Boadilla, Majadahonda y Pozuelo. Todos ellos con su correspondiente coordinador, a los que tengo mucho que agradecer, pues han estado apoyándome sin descanso y facilitándome todo lo posible el gran trabajo que ha sido Ayuda Desde Casa. Se fue uniendo gente de otras muchas ciudades, al igual que zonas demasiado retiradas a las que me era imposible llegar, ya que mis 400 km diarios no me los quitaba nadie, y aunque me hubiese encantado poder abarcar todas partes me era imposible económicamente y en cuanto a disponibilidad de tiempo. A todos se les ofrecía la posibilidad de hacer el mismo movimiento, y así sucedió con la zona de la sierra que abarcaba Villalba, Moralzarzal, Alpedrete, Cercedilla , Navacerrada, El Escorial, Collado Mediano, Las Zorreras, Los Molinos, Hoyo de Manzanares y Guadarrama, convirtiéndose en Ayuda Desde Casa Sierra. Como anécdota y para corroborar la cantidad de kilómetros que recorrió nuestro mensaje solicitando ayuda… decir que se unió gente hasta de Canarias queriendo colaborar, y muy a nuestro pesar tuvimos que rechazar dicha ayuda. No pasó lo mismo con los 18 voluntarios bomberos de Móstoles que se enteraron de la labor que estábamos realizando y no dudaron en brindarme su ayuda para la logística, sin duda alguna una ayuda caída del cielo, convirtiéndose en mis fieles compañeros día tras día, y posteriormente por mediación de una voluntaria se unió un bombero de Madrid que también ayudó con las entregas y traslados de material.

Todo comenzó en mi casa como almacén, sin espacio para vivir, rodeada de cajas y bolsas, hasta que el 20 de abril, día de mi cumpleaños, gracias a una grata e increíble sorpresa que recibí por parte de “mis” bomberos voluntarios, compinchados con mi pareja y con todos los miembros de Súper Héroes Ayuda Desde Casa, hicieron participes a gran número de vecinos de mi urbanización y alrededores dando a conocer lo que llevaba haciendo casi un mes y como consecuencia Rentur Inmobiliaria me cedió el local comunitario para poder utilizarlo como almacén, lo cual agradezco enormemente, ya que fue una gran liberación.

Han sido tres meses agotadores y de mucho trabajo, pero a la vez muy gratificantes y enriquecedores. Cada entrega realizada te recompensaban con una gran sonrisa entre mucho sufrimiento. La satisfacción que produce el saber que realmente estás ayudando en momentos tan complicados es inexplicable y la recomiendo. Gracias a Súper Héroes Ayuda Desde Casa he conocido gente maravillosa, tanto voluntarios que han querido acompañarme en esta aventura como enfermeros, cuidadores, directores, etc., de cada una de las residencias, hospitales o centros de salud a los que les hemos llevado material. A día de hoy puedo decir que tengo una nueva familia y que a todos los llevo en mi corazón, deseando poder reunirnos para por fin conocernos y poder darnos esos besos y abrazos que tan necesarios han sido durante estos tres largos meses pero que no hemos podido dar ni recibir.

No he querido dar nombres porque me sería imposible nombrar a los 800 voluntarios y no quiero hacer de menos a nadie, pues todos han aportado y trabajado mucho sin excepción y sin ellos nada de esto habría sido posible.

Os invito a que conozcáis toda nuestra andadura en nuestra página de Facebook Súper Héroes Ayuda Desde Casa. Esperando y deseando no tener que volver, porque eso significaría que por fin todo está bien y controlado; pero si hay que volver estaremos dispuestos y preparados, hablo en nombre de todos los miembros. Y como en cada mensajito con cada una de las cajas… “¡Ayuda Desde Casa no se olvida de vosotros!“

Gracias y millones de gracias.

Han sido tres meses agotadores y de mucho trabajo, pero a la vez muy gratificantes y enriquecedores. Cada entrega te recompensaban con una gran sonrisa’

‘Hemos conseguido llegar a más de 300 residencias, hospitales, centros de salud y demás entidades que lo necesitaban’

Pin It on Pinterest