Más

    ¡Somos el sueño de nuestras ancestras!

    Solidaridad en Acción

    spot_img spot_img

    Descolonicémonos: 12 de octubre, nada que celebrar

    Descolonicémonos

    Aquí estamos, llenas de la energía de nuestras antepasadas y de su sabiduría. Nosotras, ante un mundo que se desmorona y se pierde, ante un mundo que seca ríos y lagos e incendia bosques, tenemos una alternativa. Y esta alternativa no tiene nada de utópica, nada de ingenuidad, no tiene nada que ver con retroceder. Porque no nace de la linealidad que nos impone el desarrollismo del norte global y el capitalismo. Nace de la circularidad natural de la tierra y de sus ciclos, y nace del profundo respeto y conocimiento de que somos seres humanos y que convivimos en la misma madre tierra con otros animales y plantas, ríos y montañas. Nace de la sabiduría. Esa sabiduría profunda que también la albergan los escritos de viejos filósofos y filosofas, esa sabiduría que alberga la voz de las personas mayores de los pueblos originarios, esa sabiduría que es humilde, ante todo, porque es consciente de su lugar en el mundo.

    Una anciana sabia indígena de Cayambe, mamá Dolores Cacuango, dijo una vez: “somos como la paja del páramo que se arranca y vuelve a crecer y de paja de páramo sembraremos el mundo”. Hoy rescatamos sus palabras porque además añadió que las pajas sueltas el viento se las lleva, pero si están juntas en un costal nada puede el viento contra ellas. Esa sabiduría nos invita hoy a llamar a Europa a la humildad y exigirle respeto. ¿No ven que su desarrollo destruye? ¿Es que acaso no ven que su capitalismo devora, mata y ahoga los bienes comunes de la naturaleza? ¿Acaso no ven pueblos enteros huyendo, migrando, cruzando fronteras de muerte por la falta de alimento, la falta de agua y las catástrofes que asolan sus territorios? ¿Acaso no ven que el lenguaje de la guerra y el odio ya no sirve, que nunca funcionó?

    Miles de personas abandonan su tierra porque allí se ha instalado la guerra, el terricidio, las multinacionales hacen el terror, allí donde van dividen a los pueblos, esquilman los bienes naturales, asesinan a las defensoras de la tierra y atemorizan a los que se quedan. Y a los que marchan ¿Qué futuro les espera en la Europa de las concertinas y las vallas? La explotación y la muerte como las hermanas y hermanos asesinados en Melilla.

    Con la sabiduría acumulada de más de 500 años de digna resistencia y con la ayuda de la tierra, el agua, el fuego y el aire, nosotras venimos a decirles que sí hay alternativa. Se llama sumak kawsay (en quechua), suma qamaña (en aymara), ñandereco (vida armoniosa, en guaraní), itrofilmogen (en mapudungun), en castellano buen vivir o vivir bien. Y este buen vivir incluye conceptos como ayni, minka, ayllu, munay, ñuke mapu y el ubuntu de la madre África, y hacen referencia a la empatía, reciprocidad, solidaridad, respeto, complementariedad, dignidad, participación colectiva, justicia social, armonía con la madre naturaleza y con la comunidad, bienestar colectivo y familiar. Y todas, todos y todes nos merecemos vivir bien, “vivir rico y sabroso” mientras estamos aquí.

    Y por eso caminamos por calles hostiles y hablamos con personas que no nos quieren aquí para recoger 500.000 firmas para regularizar a 500.000 personas de las cuales 1/3 son menores de edad. Por eso salimos a las calles en las manifestaciones antirracistas de noviembre de todo el Estado español, por eso acudimos al llamado de las cajas de resistencia cuando una compañera tiene una necesidad, por eso nos autoorganizamos, nos hermanamos, por eso enlazamos nuestras manos.

    El orden colonial, racista, patriarcal y extractivista se sigue reproduciendo exaltando fechas como el 12 de octubre. Y pone en valor las supuestas gestas de los colonizadores, a través de una educación racista y excluyente; y ficciones históricas y políticas coloniales como “la hispanidad” e “Iberoamérica”. Debería darles vergüenza presumir del mayor genocidio de la historia con más de 80 millones de seres humanos asesinados y al menos 20 millones esclavizados. 530 años después aquí seguimos afirmando la vida, construyendo cotidianamente la resistencia, la vida y el amor frente a las políticas de muerte y odio producidas por la colonización.

    Busquemos la manera, compitas, amigues, busquemos la manera de encontrarnos, porque estamos aquí y no nos vamos a ir. Entiéndanlo, no somos personas sueltas, nosotras somos sujetos colectivos, nos entendemos así, convivimos así.

    ¡Porque somos el sueño de nuestras ancestras!

    Y por eso reivindicamos:

    — Respeto a las cosmovisiones de los pueblos y comunidades, a sus espiritualidades, a las diferentes formas de sentir, de expresar emociones y de relacionarnos con la Madre Tierra. No imponernos la civilización, porque toda imposición es una agresión.

    — La eliminación del 12 de octubre y la “hispanidad” como celebración nacional; derogar la Ley 18/87 que establece el 12 de octubre como fiesta nacional.

    — Retirada definitiva de las estatuas de Colón y de todos los símbolos, incluyendo nombres de calles que enaltecen la colonización.

    — Revisión de los textos escolares de historia donde el genocidio y la tragedia de los pueblos originarios de Abya Yala, Asia, Oriente Medio y África es narrado como una hazaña heroica.

    — Políticas coherentes con el cuidado de la vida y la naturaleza y la reparación simbólica, política y material de todos los pueblos afectados por la colonización española.

    — Aplicación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre pueblos indígenas y tribales. Y respeto a la autodeterminación y autonomía de los pueblos.

    — Fin de los tratados comerciales internacionales que favorecen el expolio de la tierra y los pueblos originarios.

    — Control a las empresas y multinacionales españolas a nivel internacional que operan en territorios de pueblos originarios y cese inmediato de contratos abusivos firmados con Gobiernos que permiten la destrucción del territorio y hacen posible el asesinato y persecución de lideresas, líderes e integrantes de pueblos originarios que defienden la tierra, los recursos naturales y los derechos humanos de nuestros pueblos.

    — Fin de la militarización de nuestros territorios. El Estado español no debe vender armas ni prestar formación táctica a países que violan sistemáticamente los derechos humanos de su población.

    — Derogación de la ley de extranjería y de todo el cuerpo normativo racista, con especial atención al actual genocidio en el Mediterráneo, con el cual se lucran empresas y organizaciones españolas.

    — Exigimos medidas concretas como la regularización ya, inmediata, permanente y sin condiciones de todas las personas migrantes en situación irregular en territorio español.

    — Cierre definitivo de todos los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y de todos los espacios institucionales que atentan contra la dignidad y la vida de las personas migrantes.

    — Dignificación del sector laboral de las trabajadoras del hogar y los cuidados. Y cumplimiento de las promesas ofrecidas durante años, Gobierno tras Gobierno. Ratificación total del Convenio 189, ya que se ha mentido a las mujeres trabajadoras del hogar argumentando que España ya lo ha ratificado cuando no es cierto. Solo el Congreso aprobó que se tramitara. Ni el Senado, ni el Consejo de Ministros ni el jefe de Estado lo han firmado.

    — Condena pública, justicia y esclarecimiento de lo sucedido en la valla de Melilla, reparación y memoria para los hermanos y hermanas asesinados y sus familias. 

    ¡Regularización ya, descolonización ya!

    #PorLaVida #PorRespetoALaMadreTierra #FuegoAlOrdenColonial #12deOctubreNadaQueCelebrar #Descolonicémonos

    El orden colonial, racista, patriarcal y extractivista se sigue reproduciendo exaltando fechas como el 12 de octubre, y pone en valor las supuestas gestas de los colonizadores a través de una educación excluyente

    Últimas noticias

    Crónicas del viaje

    - Solidaridad en acción- spot_img
    Noticias relacionadas