fbpx

En las últimas semanas se han producido una serie de abusos policiales que merece la pena denunciar y tener presentes. A continuación, se exponen algunos (podéis acceder a vídeos de los mismos a través de los QR) de los que más repercusión han tenido en tan corto periodo de tiempo, lo que parece indicar que no son excepción, sino regla.

 

Fuentes: Contrainformación, Público, El Plural y redes sociales

Victima de apaleamineto por dos policías de la derecha
Policías de la derecha autores apaleamiento
Policías de la derecha autores apaleamiento
 6 de febrero

Un grupo de policías nacionales agrede a tres jóvenes en mitad de una calle de Madrid, reduciendo violentamente y de manera grupal a uno de ellos a base de golpes.

La justificación de esta actuación parece deberse a la apariencia “punk” de los jóvenes, y la misma se llevó a cabo bajo la creencia de que estos iban camino de una manifestación cercana, que cumplía todos los requisitos legales para su convocatoria, en favor de la libertad de Pablo Hasél.

Es importante señalar que, al mismo tiempo y cerca del lugar de la agresión, se producía una manifestación fascista (ésta convocada sin cumplir los aludidos requisitos) y que no fue disuelta por los efectivos policiales.

Además, estos agentes amenazaron a los jóvenes amigos de la víctima, que habían grabado la agresión policial, con denunciarles si hacían públicas las imágenes de los abusos.

 8 de febrero

Dos policías municipales agreden a dos personas que grababan como se realizaba una detención en el municipio de Arrecife.

Los agentes utilizaron la violencia de manera no proporcional y redujeron a golpes a ambos, imposibilitando por tanto que éstos pudieran continuar documentando la detención.

Los policías aplicaron un uso excesivo de la fuerza contra personas que realizaban un derecho fundamental, como es el de la información.

 
9 de febrero

Los Mossos reprimen a un grupo de vecinos que trataban de impedir un desahucio en Cataluña. Un desahucio que se produce en medio de una crisis sanitaria global y que la Policía trató de llevar a cabo cargando violentamente contra los vecinos que se solidarizaron con la familia y trataban de detener el desalojo.

 

 

 

 

12 de febrero

Dos policías locales agreden a un grupo de amigos, tres de ellos canarios y otro argentino, y a otro hombre de ascendencia nepalí porque “no llevaban las mascarillas puestas”.

Los agentes lanzaron insultos racistas como “sudaca de mierda” y “moro”, y posteriormente les agredieron físicamente, mostrándoles sus respectivas placas de manera amenazante a la vez que afirman que “nosotros somos la autoridad”.

 

13 de febrero

Dos policías nacionales fuera de servicio agreden en Linares a un padre y a su hija menor, de 14 años. Los policías, conocidos localmente por sus malos tratos y abusos, se encontraban fuera de servicio y aparentemente bajo los efectos de las drogas y del alcohol.

Éstos atacaron violentamente al hombre, el cual, según su propio testimonio, trataba de defender a su hija del acoso de uno de los policías. Los agentes, lejos de arrepentirse, se regodearon e increparon a los ciudadanos que les insultaban y que señalaban su mala conducta. Del mismo modo, uno de ellos reconoce que agredió a la menor “por meterse donde no la llamaban”. En uno de los vídeos que se difundieron por redes sociales se puede ver incluso a uno de ellos bailando ante las palabras de los demás.

Uno de esos mismos agentes ha sido denunciado por otro joven del municipio, Álvaro Simarro, el cual narra como en 2018 fue amenazado por el agente tras verse involucrado en una pelea similar a la de este caso. Según el joven, el agente incurrió en amenazas e intimidación mientras que él se encontraba arrestado, diciéndole el agente textualmente que “te vas a tener que ir de Linares”, “te vas a quedar sin dientes” o “tu hijo, cuando salgas de la cárcel, no te va a reconocer”, entre muchas otras amenazas.

En este caso, los abusos de poder y la mala praxis de estos agentes provocaron una respuesta inmediata de los vecinos en forma de protestas que, irónicamente, se saldaron con más abusos, por ejemplo con el disparo de un arma de fuego a uno de los manifestantes.

Aunque los dos agresores han sido encarcelados de forma preventiva, pareciendo que esta vez la Justicia actúa de manera consecuente, varios sindicatos policiales han salido en su defensa, señalando que esta medida es desproporcionada o que no se miden todos los casos de manera justa.

Se abre investigación por el uso de armas con munición de postas por parte de la Policía en las protestas vecinales de Linares

Dos personas han tenido que ser hospitalizadas por heridas de balines. Uno de los familiares de los vecinos ponía en un tuit: “Anoche en los disturbios de Linares a mi sobrino le dispararon con arma de fuego en una carga. Herida con entrada y salida con
8 balines y 2 en la otra pierna”.

Al cierre de esta edición nos llega la noticia, que por desgracia no es una fake news, de que el juez estudia imputar a la víctima y a su cuñado por atentado a la autoridad. Habrá que estar atentos.

 

 

 14 de febrero

En Jerez, un agente de Policía agrede a un hombre en la puerta de su casa tras solicitarle éste el número de placa.

El policía, lejos de identificarse, agredió al hombre al mismo tiempo que le insultaba bajo la mirada pasiva del resto de sus compañeros; una pasividad que se traduce en normalización y amparo del abuso.

 

 

 

 

 
16 de febrero

En este caso, el abuso de poder de la Policía se produce en Barreiro, Lugo.

Un vídeo difundido por redes sociales muestra cómo un joven discute cara a cara con un agente de Policía, y según se recrudece el conflicto, el agente agarra del cuello al joven y lo arrincona contra una pared, donde en cuestión de segundos es rodeado y golpeado por al menos cuatro policías más.

Posteriormente es lanzado al suelo, donde es detenido por tres de ellos.

 

 
17 de febrero

Tras el encarcelamiento de Pablo Hasél, se convocaron varias concentraciones de protesta por toda España que en general han transcurrido sin incidentes.

Sin embargo, en Valencia se sucedieron cargas policiales para disolver una protesta que estaba siendo pacífica. En las grabaciones difundidas se aprecia que los agentes persiguen a los manifestantes y golpean de manera reiterada.

En uno de los vídeos, un agente de las UIP golpea repetidamente una bicicleta sostenida por un chico que lo único que hace es retirarse hacia atrás para evitar ser golpeado.

 

 

18 de febrero

Un policía llama “puta de mierda” a una chica antes de apalearla en Madrid

El incidente se ha captado en vídeo este miércoles en Madrid, durante las protestas contra la detención de Pablo Hasél.

Pin It on Pinterest