Más

    Por un Ingreso Mínimo Vital digno y sin abusos. Todas somos Antonia García: ponte en su lugar

    Solidaridad en Acción

    spot_img spot_img

     

    Plataforma RMI Tu Derecho

    Soy Antonia García, compañera de Manuel. Hace dos años la Seguridad Social me concedió el Ingreso Mínimo Vital, eso supuso la cancelación de la Renta Mínima que cobraba. En diciembre de 2021 me redujeron la cuota mensual a tan solo 80 euros; reclamé. Al revisar mi expediente me dicen que Manuel y yo no estamos casados, nunca lo hemos estado. Me extinguen mi prestación y me exigen la devolución de más de 4.000 euros. Hoy soy más pobre que hace 730 días (Noemí, vecina de Entrevías).

    Soy Antonia García, mi madre tiene 90 años, me la traje a casa para cuidarla y me han quitado el IMV. Dicen que somos una nueva unidad de convivencia y no tenemos seis meses de antigüedad. Me exigen que devuelva el dinero de los meses en que me lo siguieron pagando, estando ya mi madre en casa, a pesar de haber avisado de que se venía a vivir conmigo por su edad. Hoy soy más pobre que hace 730 días (Carmen, vecina de Tetuán).

    Soy Antonia García, tengo tres hijos, uno de ellos recién nacido, vivo junto a mi compañero. Después de meses peleando, conseguí el reconocimiento del derecho del Ingreso Mínimo Vital. El pasado día 25 fui al banco, como cada mes, a retirar el dinero de la prestación; no estaba. La Seguridad Social ha dado de baja mi prestación sin ningún aviso, sin posibilidad de defender mi derecho y el de mis hijos. No puedo decir más, ya que solo sé que hoy soy más pobre que hace 730 días (Tamara, vecina de Moratalaz).

    Soy Antonia García, comparto piso con dos personas. Me han negado el IMV individual porque “forma parte de otra unidad de convivencia”, sin decir de cuál. La unidad de convivencia se forma con aquellos familiares con los que convives, yo no vivo con familiares, es imposible lo que dicen (Edward, vecino de Vallecas).

    Soy Antonia García, cuando nos concedieron la Vital vivíamos en casa mi hija, mi suegra y mi compañero, en ese momento dejé de percibir la RMI. En septiembre mi hija se casó y se fue, en octubre la Seguridad Social extinguió nuestra prestación, al no estar mi compañero y yo casados, dice que no somos unidad familiar. En diciembre presenté una solicitud de Ingreso Mínimo Vital de modo individual, en febrero la Seguridad Social me lo deniega por ser parte de otra unidad familiar. Si presento la solicitud junto a mi compañero, porque no estoy casada; si la presento sola, porque no estoy soltera. La Seguridad Social me niega mi derecho y yo hoy soy más pobre que hace 730 días (Marina, vecina de Vicálvaro).

    Soy Antonia García, en diciembre de 2021 me bajaron 300 euros la cuantía del IMV para todo 2021 y me piden que devuelva 3.300 euros de los once meses anteriores. Pero esos 3.300 euros son la Renta Mínima de Inserción que cobré en 2020 y que por ley no se puede descontar del IMV. Reclamé, pero dicen que es cosa de Hacienda. Fui a Hacienda, rectifiqué mi declaración de la renta. La envié por la sede digital de la Seguridad Social. A pesar de ello, no me han dado la razón: dicen que nunca llegó el envío de la declaración rectificada. Ya únicamente me queda ir al juzgado y esperar. Esperar siendo más pobre que hace 730 días (Juan, de Móstoles).

    Soy Antonia García, me han mandado una carta quitándonos la Vital a mí y a mis dos hijos, menores de edad. Dicen que no saben qué patrimonio tengo, pero que la Agencia Tributaria les ha dicho que es más de cuarenta y siete mil y pico euros, pero lo único que tengo es la vivienda habitual y me he enterado de que para el IMV no pueden contarla. ¿No son capaces de hacer bien su trabajo? Mientras tanto, yo y mis hijos somos más pobres que hace 730 días (Elena, vecina de Getafe).

    Soy Antonia García, hace varios meses pedí IMV porque cobro muy poquito; me lo negaron porque soy menor de 30 años y no tenía aún 12 meses de alta en la Seguridad Social en los tres últimos años, no llegaba a eso. En enero de este año escuché que la nueva ley facilitaba el acceso a los jóvenes y además ya tenía un año de alta en los últimos tres; volví a pedir la Vital. Me lo han vuelto a negar porque ahora dicen que los meses de alta en 2019 no me cuentan, cambiaron las reglas y ahora hay que estar un año de alta en los últimos dos. ¡Vaya mejora! (Carlos, vecino de Torrelaguna).

    Según el Informe FOESSA de 2021, seis de cada siete familias en situación de pobreza lo siguen estando después de 730 días de IMV. Tan solo una de cada siete familias o personas en situación de pobreza han visto reconocido su derecho a unos ingresos mínimos que aseguren la supervivencia, o al menos hacerla más llevadera.

    La promesa de no dejar a nadie atrás ha sido incumplida. La gran mayoría de la población en pobreza severa sigue excluida. A finales de marzo, el Gobierno de España daba el dato de que el IMV llegaba a unas 428.000 familias o personas solas, con un total de poco más de un millón de personas beneficiarias. Tan solo una de cada cuatro solicitudes de IMV ha llegado a buen puerto.

    Él anunció de la creación del Ingreso Mínimo Vital a mediados de 2020 dio esperanzas. El anuncio de las mejoras introducidas en su tramitación como ley a finales de 2021 generó expectativa. El día a día de una gestión oscura, incapaz de ponerse en los zapatos de Antonia García, arrasa la esperanza.

    Crea rabia, indignación y dolor… ¿De qué vamos a comer si nos quitan la Vital sin avisar? ¿De dónde saco yo para devolver 11.000 euros ahora? Soy pobre.

     

    Pobre, pero no idiota.
    Soy pobre, pero tengo derechos

    Plataforma RMI Tu Derecho

    Sr. José Luis Escrivá, hace dos años el presidente del Gobierno le encomendó la organización y gestión del Ingreso Mínimo Vital. En dos años, tan solo ha llegado a algo más de la mitad de las personas anunciadas en aquel lejano junio de 2020. Tan solo una de cada siete familias empobrecidas ven reconocido su derecho.

    El resto sufrimos una espiral de violencia administrativa que nos pierde cada día más y más en el laberinto que habéis creado, entre las tres Administraciones del Estado, para alcanzar un derecho básico.

    Para revertir esta situación, señor Escrivá, debe ponerse en nuestros zapatos, sentarse con nosotras para conocer nuestra realidad. Le podemos explicar, ya que somos las víctimas de esta mala política, cómo transformarla para que cumpla su objetivo, erradicar la pobreza, y deje de ser lo que hoy es, generadora de nuevas pobrezas.

    Reúnase con nosotras; empiece, 730 días después, a escucharnos.

    Señor Escrivá, señor Pedro Sánchez, somos pobres y también ciudadanas.

    Últimas noticias
    - Solidaridad en acción- spot_img
    Noticias relacionadas