fbpx

Delegación del Gobierno vigila nuestras RRSS para conocer nuestras acciones. Hoy han intentado impedir que algunas de nuestras compañeras realizaran su solicitud de apostasía EN TOTAL LIBERTAD, ya que no se trata de otra cosa, que de un acto administrativo. Pese a ser menos de 20 personas (hecho por el cual no hay que comunicar manifestación/concentración alguna), han identificado y multado a varias de nuestras hermanas.

 

Fuente: Apostasía Feminista

 

La burocracia que exigen para un acto que debería ser tan sencillo está concebida precisamente para que nos echemos atrás y ahora además intentan amedrentarnos con la policía, mientras que cada día hay numerosas concentraciones y manifestaciones (con y sin autorización), turistas viajando, emborrachándose y haciendo fiestas en total libertad, iglesias abarrotadas en las que no se guardan medidas sanitarias ni de distanciamiento (todas podemos recordar el famoso cristo de Medinaceli hace unas semanas), etc.…

¡¡no estamos dispuestas!!

 

Nos quieren calladas!, ¡Nos quieren sumisas!, ¡Nos quieren devotas!, pero… ¡JUNTAS SOMOS MÁS FUERTES!

Más sobre el movimiento de Apostasía Feminista

 

De donde partimos:

 

En el verano del 2018 la iglesia católica movilizó a sus senadorxs argentinxs para que votaran en contra de la aprobación de la ley del aborto, dejando más claro que nunca que la separación entre iglesia y estado es completamente ficticia. Esta acción, provocó una reacción social inmediata: la apostasía colectiva feminista.

La apostasía es un acto individual pero las feministas argentinas consiguieron transformarla en acto político dando una respuesta colectiva: “lo personal es político”. El carácter internacionalista de las feministas hizo que desde Madrid nos planteáramos, siguiendo los pasos de las feministas argentinas a quienes apoyamos, llevar adelante nuestra propia apostasía. Nosotras tampoco nos sentimos representadas por la institución eclesiástica y se hacía necesaria una respuesta.

 

Decidimos:

 

Sumarnos a la apostasía colectiva, mostrando nuestro apoyo a las compañeras y nuestra firme oposición a la opresión misógina de la iglesia católica, como acto político.

Entre todas razonamos las causas, los motivos que nos hacen saber que la iglesia no nos representa. Son muchas las razones, pero entre ellas:

 

  • * La iglesia católica reglamenta de forma obsesiva lo que tenemos que hacer, cómo tenemos que comportarnos, controlando nuestros cuerpos, reduciendo nuestra sexualidad a un papel de simples procreadoras, condenando el aborto, el divorcio y negando la diversidad sexual.
  • * La moral patriarcal de la iglesia católica contribuye a perpetuar las violencias machistas, negando el abuso, legitimando a los hombres como dueños de nuestros cuerpos y liderando el discurso contra la mal llamada ideología de género.
  • * El discurso misógino y patriarcal de la iglesia católica intensifica las trabas y resistencias a que se produzca un cambio de modelo económico que nos permita el desarrollo profesional y laboral y una redistribución del trabajo de cuidados entre hombres y mujeres.
  • * La ayuda que la iglesia católica ofrece a las migrantas es un dardo envenenado que se basa en la caridad y la evangelización y no en la solidaridad y la justicia socia

Mas info en:

apostasiafeminista19@gmail.com

Twitter @ApostasaFemini1

Facebook Apostasia Feminista

Instagram @ApostasiaFeminista

Pin It on Pinterest