fbpx

Porque somos mujeres que sufren, pero también somos mujeres que se piensan y se organizan, y sobre todo mujeres que luchan

Hace algo más de un año estuve con mujeres zapatistas en Chiapas, en el II Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan, y pudimos compartir juntas más de 3.000 mujeres de diferentes territorios del mundo. Sus corazones se ponen contentos cuando se encuentran con otras mujeres que luchan, porque ayuda, dicen, en la lucha el escuchar y conocer otras luchas. Como mujeres que somos, estemos o no de acuerdo con otras luchas y otros modos, a todas nos sirve escuchar y aprender. No se trata de competir para ver cuál es la mejor lucha, sino de compartir y de compartirnos, respetarnos a los diferentes pensamientos y modos. Y siguen diciendo:

“Nuestro pensamiento como zapatistas que somos es que no sirve que todas somos iguales de pensamiento y modo. Pensamos que la diferencia no es debilidad. Pensamos que la diferencia es fuerza poderosa sí hay respeto y hay acuerdo de luchar juntas. Entonces te pedimos que compartas tu dolor, tu rabia y tu lucha con dignidad y que respetes otros dolores, otras rabias y otras luchas dignas.”

 

Fuente: Grupo de Mujeres El Sol de La Conce

"las comunidades autónomas zapatistas son asamblearias, y se manda obedeciendo al pueblo"

Las comunidades autónomas zapatistas son asamblearias, y se manda obedeciendo al pueblo

La Ley Revolucionaria de las Mujeres

Desde diciembre de 1993 la Ley Revolucionaria de las Mujeres zapatistas aparece junto a la Ley Agraria por el derecho al territorio.  Esta Ley Revolucionaria de las Mujeres fue una propuesta consensuada por todas las comunidades en resistencia y llevada a la práctica simultáneamente: la lucha de la equidad de la mujer y la defensa de la autonomía y el territorio.

Una de las propuestas del zapatismo es que todas las personas tienen que aprender a gobernar, aprender en la práctica. Aunque no estén muy preparadas, pero siendo honestas y responsables, ponen a gente que no sabe con gente que sabe y así van aprendiendo. Es posible que hayáis oído hablar, a raíz del mural feminista de Ciudad Lineal, de la Coman- danta Ramona, importante para el zapatismo  como gran estratega por su ingenio organizativo aunque no sabía leer ni escribir.

La práctica del autogobierno en las comunidades autónomas zapatistas (Juntas del Buen Gobierno): son asamblearias y se manda obedeciendo al pueblo, todos los cargos son revocables y servir a la comunidad es una expresión de la colectividad. Las mujeres se dieron cuenta de que ellas también tenían que luchar y hacer la revolución: quedarse en casa no es una lucha para todas, toman su responsabilidad y eligen colocarse en un rol activo. Las mujeres que han tenido cargos no son supermujeres, no son las mejores ni las más eficaces: son las que están, elegidas o voluntarias. Aprendieron a espantar el miedo para gobernar, aún les queda camino por recorrer y en ello están, nos dicen cuando las escuchamos.

Tienen derecho a educación y a elegir su pareja, pero ser madre sigue siendo uno de los principales obstáculos para la participación. Han re- vitalizado las prácticas de medicinas tradicionales mesoamericanas, masajes y manipulación del feto y la atención al proceso del embarazo. Las hueseras, parteras y yerberas son la base de la atención, con medicación accesible e infraestructuras que permiten intervenciones quirúrgicas complejas. Estos espacios curativos ofrecen a las mujeres un lugar comunitario y social de respeto, aprecio y poder. La desaparición del uso del alcohol y de las drogas se volvió parte de la autonomía zapatista, algo fundamental en la disminución de la violencia hacia las mujeres. En el 2019 en territorio zapatista no hubo ninguna asesinada ni desaparecida en un país donde él feminicidio está a la orden del día.

Cinco claves esenciales:

  • — Obligarse a sí mismas y convertir en tarea colectiva la participación de las mujeres.
  • — Cualquier persona puede tener un cargo, no tienes que ser la mejor.
  • — Generar confianza y acompañar para vencer el miedo a gobernar.
  • — Reconocer y nombrar las situaciones de sexismo, inseguridad y hostigamiento.
  • — Los cuidados como responsabilidad colectiva para que las mujeres ejerzan su libertad.

 

Este verano las zapatistas estarán de gira por Europa, ¿quieres encontrarte con ellas?

 

En este correo, más info: redsonja2011@gmail.com

Pin It on Pinterest