Más

    Madrid en pie de paz. Hacemos lo que aprendemos: por una educación para la paz y la convivencia

    Solidaridad en Acción

    spot_img spot_img

    Jota (grupo de la Biblioteca).
    Escuela Popular de Prosperidad

    En 1986 los vecinos del barrio de Prosperidad, en el distrito de Chamartín, levantaron en la plaza de Prosperidad, con aprobación del pleno de la Junta Municipal (PSOE), un monumento, ideado por una niña o niño del barrio, para celebrar el nombramiento por la Organización de las Naciones Unidas del año 1986 como el “Año Internacional por la Paz”. El diseño del monumento fue seleccionado en un certamen escolar entre el alumnado de algunos colegios públicos del barrio y representaba la tumba de la guerra en sí, personificada: un sepulcro en tierra sobre el que crecía la hierba, circundado con ladrillos, con un monolito encima con una lápida con la inscripción “Aquí yace la guerra”.

    En enero de 2013 fue demolido por orden del concejal del distrito, del PP, por “su deterioro”, y sustituido por otro monumento de un oso y un madroño rescatado de la entrada al Museo de la Ciudad de la calle Príncipe de Vergara, que se cerró por la crisis de aquellos años.

    A partir de ese momento se inició en el barrio de Prosperidad una reclamación sostenida, con apoyo del distrito, por la recuperación de su monumento, al que llamaron “Nostrolito”, hasta que finalmente fue repuesto en marzo de 2018 por la coalición Ahora Madrid.

    En ese proceso la vecindad detectó que quizás no hubiera habido un monumento similar en el mundo (diseño infantil, con un mensaje rotundo y esperanzado: la Tumba de la Guerra). Sorpresa.

    Además, el distrito de Chamartín tiene embajadas de países en guerra o involucrados en guerras, sedes o delegaciones de empresas dedicadas a la fabricación y venta de armas o productos que pueden ser de uso militar, sedes o delegaciones de empresas con prácticas rechazables que provocan desplazamientos y conflictos en diversos países, sedes o delegaciones de instituciones y organismos públicos que intervienen en investigación de uso militar y también varios edificios de uso militar.

    Mientras tanto, la guerra y la violencia azotaron Afganistán, Siria, Irak, Yemen, Palestina, Sahara, Somalia, Colombia, Honduras, Chile, México, Birmania…

    El resultado es que brotó una chispita de pacifismo en el distrito, que se mantiene en torno al Nostrolito, que actúa como lugar de encuentro, punto de apoyo y palanca.

    Así, en 2019 se realizó un acto en la plaza de Prosperidad en oposición a la feria de armas FEINDEF en el Ifema, que se repitió en noviembre de 2021. Y en enero de 2021 se efectuó, en la plaza de Prosperidad, un acto por la educación para la paz y la convivencia que, organizado por la Escuela Popular de Prosperidad, se repitió en enero de 2022.

    ¿Qué podemos hacer los barrios o pueblos por la paz?

    Podemos exigir a las autoridades una auténtica educación para la paz y la convivencia, una política de investigación y desarrollo no militaristas ni de doble uso, estimular la reconversión de la industria militar a usos civiles y así desarmar regiones y pueblos, organizar secciones de pacifismo en las bibliotecas de los barrios…

    Actualmente surge la amenaza de una guerra en Ucrania con riesgo de escalada descontrolada: es necesario que la población intervengamos con decisión y frenemos el militarismo, el imperialismo y la injusticia.

    ¿Puede servirnos la inteligencia para resolver el problema de la violencia?

    Hacemos lo que aprendemos: ¡por una educación para la paz y la convivencia!

    Últimas noticias
    - Solidaridad en acción- spot_img
    Noticias relacionadas