fbpx

Muchas historias se tejen en torno al origen del 8 de Marzo, y suele atribuirse a la masacre de 146 trabajadoras provocada por el incendio en la fábrica textil Triangle Shirtwaist Company en 1911. Si bien este hecho no ocurrió un 8 de marzo, tiene un valor simbólico en la historia de las mujeres y provocó grandes cambios en la legislación laboral de Estados Unidos.

En el año 1875 cientos de mujeres se manifestaron en las calles de Nueva York para protestar por sus bajos salarios en relación a los hombres. Este hecho terminó con 120 mujeres muertas por la brutalidad policial y provocó que se fundara el primer sindicato femenino. No fue hasta 1909 cuando una organización de mujeres socialistas en Estados Unidos celebró el primer Día Internacional de la Mujer en conmemoración de las camiseras de Nueva York, con manifestaciones en todo el mundo. Durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas de Copenhague en el año 1910, la dirigente de origen alemán Clara Zetkin propuso la celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora. La elección definitiva del 8 de marzo vino de la mano de Alexandra Kollontai y las mujeres rusas que se sublevaron contra el régimen zarista en 1917.

 

Fuente: Frente abolición Prostitución

 

La foto se tomó el Primero de Mayo de 1936, semanas antes de que comenzara la Guerra Civil. Está hecha en Cantalpino, Salamanca. Quien está subida a la escalera es María Telo, a sus pies está Pilar Alonso y, de espaldas, Goya Telo. Solo María Telo sobrevivió a la Guerra Civil. Archivo.

El 8 de marzo se celebró por primera vez en España en 1936. En aquella ocasión las reivindicaciones principales reclamaban la igualdad en los salarios, la abolición de la prostitución y una llamada a la participación en la defensa contra el fascismo.

 

En el año 2000 muchas organizaciones feministas españolas decidieron secundar la primera Huelga Mundial de Mujeres, una convocatoria que reclamó valorar el trabajo y la vida de las mujeres bajo el lema “Paremos el mundo para cambiarlo”.

 

Durante los años siguientes, las reivindicaciones de cada 8 de marzo han recogido siempre la necesidad de la erradicación y prevención de la violencia machista, la participación en igualdad y la reivindicación de las aportaciones de las mujeres a la sociedad. Ya en el nuevo siglo, las convocatorias de manifestación siguieron creciendo en número de asistentes y las reivindicaciones continuaron. Junto con la protesta del Tren de la Libertad en 2014 mediante la que se logró frenar la reforma del aborto del ministro Gallardón y la multitudinaria Marcha Estatal contra las Violencias Machistas 7N del 2015, el movimiento feminista fue adquiriendo cada vez mayor visibilidad.

 

El año 2017, el 8 de Marzo secunda el primer Paro Internacional de Mujeres, promovido desde Argentina como respuesta a la violencia que sufren las mujeres en todo el mundo y que se sumó a fenómenos como “Me Too” y las protestas por el caso de “La Manada”. Las mujeres se plantaron en un grito común con movilizaciones masivas, donde se puso de manifiesto, una vez más, la desigualdad y la violencia machista.

El 8 de marzo de 2018 marcó una jornada histórica con cientos de manifestaciones por todo el territorio español. “Si nosotras paramos, se para el mundo” fue el lema elegido para convocar la Huelga General Feminista, apoyada por casi seis millones de trabajadoras, unidas a la huelga estudiantil, de consumo y de cuidados. En 2019 se convocó nuevamente una Huelga Feminista y la movilización siguió creciendo.

El pasado 8 de marzo de 2020 se vio muy afectado por la situación sanitaria del país a causa de la pandemia de la COVID. Sin embargo, el movimiento feminista se manifestó una vez más para denunciar la violencia estructural y sistemática contra las mujeres.

Varias décadas de lucha, reivindicaciones, conflictos y revueltas en todo el mundo tuvieron que pasar y continúan para defender el lugar de las mujeres en la sociedad y la conquista de sus derechos. Vivimos dentro de un sistema global de subordinación capitalista y patriarcal, y su condición de posibilidad es la opresión de la mitad de población. Una violencia estructural que se legitima a través de la violencia y explotación de las mujeres. Por todos los derechos tan duramente conseguidos y por todo lo que nos falta, seguimos. El 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es un día en el que se reivindica la lucha por los derechos de todas las mujeres en todo el mundo y todos los días del año.

Pin It on Pinterest