Inicio Periódico en Papel La Asamblea Popular de Carabanchel: 11 años potenciando desde el barrio alternativas...

La Asamblea Popular de Carabanchel: 11 años potenciando desde el barrio alternativas al capitalismo

0

Asamblea Popular de Carabanchel

Este mes de mayo se cumple un nuevo aniversario del surgimiento del 15M. Hace ya 11 años de aquel estallido de creatividad, participación, reivindicación y deseos de transformación social. Han pasado 11 años desde que de la acampada original en la Puerta del Sol nos trasladamos a las plazas de barrios y pueblos de Madrid para llenarlas y seguir construyendo desde allí. Han pasado 11 años y somos conscientes de que la situación ha cambiado. Hace muchos años que es evidente que las plazas ya no estaban llenas de gente y que ya no éramos un movimiento de masas. Muchas asambleas nacidas de ese 15M han desaparecido y otras muchas mutaron y se convirtieron en otro tipo de iniciativas que hoy nutren o han enriquecido el tejido social de nuestros territorios.

Nosotros y nosotras, la Asamblea Popular de Carabanchel (APC), valoramos hace mucho que se ha abierto un ciclo diferente y que éste no es de participación masiva de la gente. En ese contexto y tras diferentes debates, entendimos que teníamos que adaptar nuestras prácticas para ser un elemento útil para el barrio, sin renunciar a nuestra voluntad de ser una herramienta de transformación social y de defensa colectiva. Que nuestro aporte lo haríamos desde “el barrio”. Cuando decimos “el barrio” nos referimos a un espacio complementario de generación de conciencia de clase donde también se dan las contradicciones del capitalismo, y como un nexo de unión o un espacio en común. Pero no queremos tampoco idealizarlo ni olvidarnos de que en el barrio vivimos todos y todas: capitalistas y trabajadores, explotadores, rentistas, etc., pero también las personas más proletarizadas y aquellas más invisibilizadas con sus propias problemáticas (aislamiento, estigmatización…). Por ello nuestra idea es intentar crear comunidad en y de lucha, donde construir conciencia desde la lucha, aprovechando los espacios de convivencia que se dan durante ésta (manifestaciones, protestas) y también desde fuera de ella (asambleas, quedadas de curro, charlas…).

Somos conscientes de que con las fuerzas y tamaño que tenemos no podemos participar más que en algunos de los ámbitos y conflictos que se dan en el distrito que habitamos. Hemos analizado los problemas de nuestro entorno y hemos valorado en cuáles sería preferible participar, siempre con la vista puesta en la transformación social y en la mejora de las condiciones de vida concretas de nuestros vecinos y vecinas.

Sin duda en un contexto de aparente superación de la pandemia los servicios públicos y colectivos son fundamentales, especialmente la asistencia sanitaria, cuestión clave y determinante de la salud y bienestar de las personas. Es decir, justo lo contrario de lo que hace el Gobierno de la Comunidad de Madrid, caracterizado por sus políticas de desmantelamiento de los servicios públicos. Y muy concretamente de la sanidad pública, sobre todo de la atención primaria, cuya destrucción busca mercantilizar el derecho a la salud e imponer un modelo de sanidad entendida como oportunidad de negocio para las empresas. Así, detectamos que al Centro de Salud de Abrantes, en el distrito de Carabanchel, lo habían dejado sin ningún médico de familia; ninguno, ni por la mañana ni por la tarde. Esta situación era inadmisible para las 30.000 personas que dependen de este centro de salud. La denuncia de este abuso culminó con una convocatoria de concentración a la puerta del centro. Fue un éxito, con más de un millar de personas participando en ella. De esta primera convocatoria surgió un proceso de participación y lucha en torno a la defensa de la sanidad pública que hoy, más de 20 meses más tarde, se mantiene. Desde entonces se han realizado más de 72 protestas y manifestaciones en torno al Centro de Salud de Abrantes, y estas movilizaciones se han extendido a otros distritos de la periferia de Madrid con una problemática similar.

Estas más de 72 protestas, en las que siguen participando varios cientos de vecinos y vecinas, son resultado y no se pueden entender sin una presencia casi constante en las calles, en un contacto muy estrecho con vecinos y vecinas que son las verdaderas protagonistas de esta lucha: el barrio de Abrantes lleva meses lleno de carteles convocando a las manifestaciones, son regulares las mesas informativas, de recogida de firmas y quejas así como los repartos de panfletos y material a la entrada del centro de salud, el hablar con profesionales y personas usuarias sobre la situación del centro y de la sanidad, y sobre la necesidad de organizarse y luchar. Por ejemplo, se ha sacado y distribuido un cartel específico orientado al pequeño comercio del barrio para que las tiendas visibilicen las demandas vecinales en favor de la sanidad pública. También hemos participado en numerosas acciones reivindicativas: desde presentar más de 700 reclamaciones de vecinos y vecinas ante la Consejería de Sanidad a la entrega, junto a otros barrios de Madrid, de miles de firmas en defensa de la sanidad pública a la Asamblea de Madrid; hemos participado en dos encierros en la sede de la Gerencia de Atención Primaria; colocamos pancartas de denuncia en los centros de salud y un largo y variado etcétera. Gracias a todo ello, el Centro de Salud de Abrantes ha pasado de no tener ningún médico de familia a tener alrededor de diez —el número puede variar según los días—. No son los 16 que este ambulatorio tenía hasta febrero de 2020, inicio de la pandemia, pero refleja que la organización y la lucha es el camino para conquistar derechos.

Otro de nuestros campos de lucha es uno de los problemas que, aunque invisibilizado, más marca nuestras vidas y nos condiciona: la precariedad laboral. Nuestras compas del Grupo de Autodefensa Laboral (ADELA) realizan una importante y no suficientemente conocida labor en ese sentido. Combinan asesoría laboral y formación con el apoyo práctico cuando hay un conflicto. Es decir, con una lucha muy a pie de calle con los y las trabajadoras. Han obtenido pequeñas pero sonadas y rotundas victorias contra determinadas empresas en sectores tan desestructurados como el de la hostelería. Recientemente han puesto en marcha una red de búsqueda de empleo como forma de apoyo mutuo y de socializar información. Esta red, llamada REBECA (https://asambleadecarabanchel.org/2022/02/23/rebeca-una-nueva-red-de-busqueda-de-empleo-de-y-para-carabanchel/) cuenta ya con un canal de Telegram con más de 136 personas suscritas.

También hay compañeros y compañeras que realizan una importante labor en espacios como el centro social okupado El Eko, la Despensa solidaria de Carabanchel, el grupo de apoyo escolar de El Eko, o la lucha en defensa de la vivienda en el distrito. Todos ellos espacios que originariamente nacieron en la Asamblea Popular de Carabanchel y que han tenido un desarrollo que les ha llevado a constituirse como espacios propios.

Esta intensa actividad se mantiene sin renunciar a nuestro espíritu original de que las plazas sean lugares de encuentro, de socialización política y de construcción de contrapoder. Seguimos realizando asambleas en la ya tradicional plaza de Oporto, tanto las “internas” de funcionamiento como otras de debates y charlas públicas sobre distintos temas. Las últimas, por ejemplo, sobre la reforma laboral, sobre la situación del colectivo LGTBI+, sobre la vinculación entre el cambio climático y las pandemias, sobre la sanidad pública o sobre el precio de la energía. Queremos hacer llegar nuestras ideas y nuestra denuncia al conjunto de vecinos y vecinas de Carabanchel, no solo al sector que nos sigue en redes sociales. En ese sentido nos es muy útil el periódico Madrid en Acción como una herramienta para dar a conocer perspectivas y temáticas que no son las de los grandes medios de comunicación.

Seguiremos luchando y poniendo nuestro granito de arena para construir un barrio mejor en una sociedad mejor donde las personas sean lo más importante y no los beneficios de las empresas.

Salir de la versión móvil