Philip Alston, experto en derechos humanos en la ONU y Relator Especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos, visitará España a finales de enero, para investigar y hacer un análisis sobre la pobreza del país.

Alston comunicó que «España es la quinta economía más grande de Europa y, sin embargo, tiene unos niveles de pobreza sorprendentemente altos. Esto plantea verdaderas preguntas sobre quién se ha beneficiado del reciente crecimiento y quién se ha quedado atrás». Además, destacó que «más de una década después de la crisis financiera, y tras una impresionante recuperación económica, muchos de los indicadores de pobreza y desigualdad de España están muy por encima de los niveles anteriores a la crisis».

Según datos del INE el 26,1 % de la población vive en riesgo de pobreza o exclusión social en comparación al 23,8% en 2008, siendo una de las tasas más altas de Europa. En torno a la mitad de la población tuvo dificultades para llegar a fin de mes, y la pobreza es persistentemente más alta en el caso de la infancia, las personas migrantes y el pueblo gitano. La tasa de desempleo de España dobla la media de la UE, y también hay un preocupante aumento de la pobreza en la población activa. Cabe destacar que el gasto de España en ayudas sociales es notablemente inferior a la media de la UE.

El experto de Naciones Unidas viajará próximamente a Madrid, Galicia, País Vasco, Andalucía y Cataluña con el fin de poder dialogar con las administraciones, activistas, representantes de organizaciones de la sociedad civil así como con los más afectados por la pobreza.

En su página web se puede consultar un calendario preliminar de la visita del Relator Especial, que incluye información sobre eventos públicos abiertos a la prensa.

«Pretendo examinar minuciosamente cómo funciona el sistema de protección social español para las personas en situación de pobreza, así como la situación de las personas con trabajos precarios o que se enfrentan a dificultades para acceder a una vivienda adecuada, a la educación y a la sanidad, especialmente entre las poblaciones vulnerables», dijo Alston.

El análisis del Relator Especial se basará en amplias contribuciones e investigaciones previas a la misión, incluido un examen exhaustivo de la información públicamente disponible, más de 60 entrevistas telefónicas previas y unas 40 aportaciones escritas. Las contribuciones serán hechas públicas, están disponibles aquí.

El Relator Especial celebrará una conferencia de prensa para compartir sus observaciones y recomendaciones preliminares a las 12 del mediodía del viernes 7 de febrero en la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas.

El informe final será presentado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra en junio de 2020.

Pin It on Pinterest