fbpx

La pandemia y el estado de alarma ha sacudido la normalidad de nuestras vidas. Ha supuesto un cambio enorme que lo ha condicionado todo. Nos ha afectado sobremanera a toda la sociedad a la vez. Miles de muertos, imágenes de ataúdes, de personas equipadas con EPIS, el ejército desplegado en los espacios públicos, millones de personas que se han quedado en paro. Fuera de toda duda esta pandemia ha sido un schock. En este contexto hemos visto al gobierno de la Comunidad de Madrid cerrar decenas de comedores escolares y darle contrato a una multinacional de la comida basura. Hemos visto también que la contratación de personal sanitario ha pasado a hacerse por ETT. También ha pedido cambiar la ley para favorecer aún más, los pelotazos urbanísticos En ese sentido además las medidas propuestas por la CEOE para «afrontar la crisis» son una receta acabada para despojar de derechos a trabajadores y trabajadoras, expoliar y saquear para garantizar aumentar sus beneficios económicos y su poder.

No hemos podido evitar que estas propuestas nos evoquen y nos recuerden el libro «La doctrina el Schock» de la canadiense Naoimy Klein. El golpe de estado de Pinochet, el 11S, El huracán Katrina, las crisis económicas y un largo etc. En esta obra se explica y ejemplifica muy bien como la estructura de poder ha usado estos schok, naturales o generados por esa misma estructura de poder, para aplicar un paquete de medidas antisociales que en otro contexto no serías admitidas y generarían un rechazo social mayor. Creemos que la pandemia ha puesto de máxima actualidad esta obra. Y queríamos ponerla en común y sacar las enseñanzas pertinentes de esta obra. Seguimos apostando por la socialización del conocimiento y por la generación de un ocio enriquecedor y edificante, que además sirva para construir una sociedad mejor y no una sociedad peor.

Si no te has leído el libro te recomendamos que veas ‘La doctrina del shock’, una película documental estrenada en 2009, basada en el libro homónimo de Naomi Klein, dirigida por Michael Winterbottom y Mat Whitecross.

Pin It on Pinterest