fbpx

Desde Madrid en Acción hablamos con Braulio del Pozo, delegado de Solidaridad Obrera y miembro del  de Comité de Metro de Madrid. Trabajador en  talleres  en el  mantenimiento de trenes con unos 38 años de servicio en la empresa pública y con Antonio Rus, delegado  del mismo sindicato  y oficial de comunicaciones, que además ha  trabajado como maquinista, en la empresa pública desde 2002.

Por Heithor Beira para Madrid en Acción

Les planteábamos una serie de cuestiones, como la forma de trabajo durante el Estado de alarma y respondían que ambos  siguen yendo físicamente a su puesto  pero no de manera “normal” todos los días,  sino según tareas concretas a o guardias que haya que realizar.

 

También indagábamos sobre la imagen estereotipada de sindicalistas vagos como se ha llegado  a comentar en Redes sociales que “los sindicalistas están cobrando sin ir a trabajar” ,ante lo que responden estos trabajadores sindicados que no es que no hayan  dejado de ir a trabajar, al contrario, trabajan incluso más;  no sólo por su puesto sino en por las asambleas de sección, de comité, en prevención y por supuesto para atender  consultas individuales de compañeros que les consultan directamente a ellos para aclarar dudas y procedimientos antes que a los mandos. Obviamente responden consultas a todo compañero y no  sólo a los de su sección.

Antes de hablar de la crisis sanitaria que nos afecta a todos, y también a Metro de Madrid, queríamos comentar otra crisis que afectó específicamente a esta empresa pública, el amianto descubierto  en instalaciones y vagones que ha provocado enfermedades y la muerte a varios trabajadores

Indican que no es algo nuevo, llevará al menos 30 años el amianto en las instalaciones pero ahora, desde hace poco,  hay un proceso judicial para depurar responsabilidades. Solidaridad Obrera es acusación particular (junto con CCOO y el sindicato de maquinistas), aunque ante denuncias de Inspección laboral la Fiscalía actuó preceptivamente. La Instrucción comenzó el año pasado y hay unas 7 personas de Dirección imputadas. Señalan que ante tales expedientes de Inspección no se les expulsó de manera cautelar de motu proprio por la empresa, sino que fue durante el proceso judicial. Paralizado por COVID19.

Ante esto es inevitable preguntarse:

¿Qué medidas está tomando la empresa de cara a la protección de empleados y también respecto a los usuarios?

A juicio de estos representantes laborales, pocas medidas se han tomado y obligados por el proceso judicial pues el desamiantado es una labor tareas compleja y costosa. De hecho hay una comisión para seguir tal proceso, en la que se firmó que a 31/12/19 debería estar todos los trenes sin amianto, cosa que no se ha conseguido.

En definitiva, no se sabe la magnitud de cuánto amianto hay, en qué piezas, en qué trenes ,estaciones, etc.. porque requiere un trabajo especializado y costoso que Metro no asume. Consideran que Metro de Madrid debería estar inscrita en el Registro de empresas con riesgo amianto, ya que Metro niega exposición no quiere ser inscrita en tal entidad con lo que consideran los sindicalistas más preocupada a la dirección en evitar responsabilidades judiciales que la salud de trabajadores o usuarios. Es decir piensan en el corto plazo, habida cuenta de que los efectos del amianto se detectan años después pues tienen su efectos mucha latencia. 

 

Centrándonos en la actual crisis, recuerdan estos trabajadores  que el primer  caso de positivo por COVID19,  se detectó  en la segunda semana de marzo. Fue en  talleres, y el compañero afectado   falleció 4 días después de causar baja en el  servicio tras presentar  síntomas del virus. Consideran que la empresa no prestó debida atención a tal caso en su momento  pues se paralizó el servicio  varios días después de detectarse.  Más allá de este primer caso, habrían fallecido unas  3-4 personas pero  no se sabe a ciencia cierta el número total. No obstante señalan que hay  trabajadores de especial sensibilidad que están  apartados  por precaución, unos 1000 trabajadores y  habrá unos 180 compañeros que dieron positivo y  otros que  se enviaron  a casa por haber tenido contacto estrecho con afectados.  Teniendo en cuenta que hablamos de una plantilla de unas 7000 trabajadores contratados en directo y otros tantos en varias contratas que trabajan para Metro, se podría decir que afortunadamente no hay muchos trabajadores afectados, al menos que se tenga constancia.

 

Más allá de su situación laboral les consultamos a estos  trabajadores cómo mejorar el servicio o garantizarlo para prestar un servicio seguro durante el estado alarma, puesto que hemos comprobado que se han cerrado accesos en estaciones  y además han recortado el horario, cierra antes por las noches a las 0h sale el último tren de cabecera.  Además hay menor frecuencia de paso de trenes

En la respuesta diferencian dos  momentos, en la actualidad, en tiempos de  COVID19 , consideran han de aumentarse el número de  trenes en horas punta, sobre todo. En horas valle hasta ha habido trenes vacíos y eso es algo que se puede hacer sin costes. Debería haber un   horario para los trenes y que se sepa que pasan cada x minutos con lo que se evitarían esperas largas e indeseadas. Además supondría retirar de servicio a trabajadores y dejarles de exponer al virus pues, si cae mucha gente afectada  habrá muchas bajas y se resentirá el servicio. 

No obstante, en cuanto al número de trenes, cuyo aumento es una reivindicación de hace tiempo,  recuerdan que se anunció la compra de nuevos trenes, desde 2018  pero no está la licitación todavía. Ante estas y otras reivindicaciones  no dejan de encontrar excusas por  parte de la Dirección ante la  falta capacidad para  por ejemplo controlar aforos, pues  han tardado hasta en colocar pegatinas informativas de distancia física o barreras portátiles.

 

En cuanto a las propuestas  a  futuro indican estos sindicalistas que  si normalmente  usan el metro 2,3 millones de personas al día , calculan muchísimos menos( cientos de miles)  pero  al levantarse el estado alarma se irá incrementando número de viajeros. Y para ello la empresa debería  estar tomando  YA medidas para garantizar las  distancias entre personas o evitar aglomeraciones pero no se está haciendo. Consideran que no habrá trenes suficientes para garantizar un mínimo distanciamiento, y además falta personal como por ejemplo  maquinistas.  Recuerdan se sacó convocatoria de 100 y 400 plazas después. Ahora sería el momento en que se  deberían impartir cursos de formación a estos trabajadores para que se incorporen en breve. También consideran necesario adoptar  medidas de educación a los usuarios, por ejemplo usar una entrada para meterse en metro o salir de él. Que haya torniquetes  sólo de entrada o salida. Que son cosas  que no cuestan dinero y se pueden implementar ya .También reclaman la  intensificación de limpieza y desinfección. Algo general ante un servicio  con personal precarizado.  En definitiva considera hay una falta de anticipación general, que se evidencia más en una crisis como ésta cuando aún no estaba superada la anterior de 2008.

Y es que como recuerdan estos trabajadores, que ya lo eran de Metro  por aquel entonces, los recortes han afectado a labores mantenimiento sobre todo a medio largo plazo. No se ha ido renovando material, adquiriendo trenes o piezas, a pesar de haber pasado por tiempos de bonanza económica. Tales recortes, dirigidos desde altas  instancias políticas supusieron un   traspaso de dinero público a la empresa  privada. El mantenimiento ahora se hace con Contratas,  en peores condiciones para los trabajadores  y además suponen más gasto al final con lo que no hay  ahorro. Se podía haber conseguido internalizando servicio.

Como ejemplo de gastos excesivos señalan el de la  publicidad en un medio de transporte que no tiene competencia, pues no hay otro metro que haga el mismo  servicio. Como puede darse el caso en autobuses  interregionales o en aerolíneas.  Con lo que los principales beneficiarios serían los adjudicatarios de la publicidad.

Para terminar, queríamos saber qué recomendaciones o propuestas tienen como representantes de los trabajadores a los responsables de metro y también a la ciudadanía en general como usuaria de este medio de transporte que es un  Servicio Público esencial.

Para empezar consideran que deberían dimitir o ser despedidos los responsables del  área de operaciones, cuya mala gestión se ha evidenciado más con el Coronavirus. Como  Ejemplo de cómo NO se deben hacer las cosas ponen el  mantener cerrados los tornos de acceso, con lo que no ha primado el servicio  y  seguridad al ciudadano, ya que  evitando el  contacto físico con las tarjetas de transporte en torno y billeterías( o insertar monedas y billetes)  se evita un foco de contagio. No sólo para trabajadores, también para usuarios.  Y además se perdió oportunidad única de facilitar el transporte a sectores más desfavorecidos. Primó el seguir haciendo caja.

También señalaban la importancia del uso de las mascarillas( cuando no las hay no son tan fundamentales). De hecho señalan que ante una plantilla tan numerosa no se puede garantizar su abastecimiento.  Ya solicitaron  a la dirección  en enero mascarillas, en lugares de afluencia de turistas( como en Sol, Chamartín, Atocha, etc.) pero  tal medida suponía generar alarmismo y no se adoptó.  

 

Y en definitiva, ante la falta de anticipación de la Dirección, consideran fundamental la responsabilidad de las personas usuarias, las precauciones que podamos tomar y poner las reclamaciones que consideremos por no tener un buen servicio público, además de abogar por la solidaridad  entre  trabajadores y seguir reclamando mejoras en la prestación de un servicio público y esencial como es el Metro de Madrid, y solicitar a los de los balcones que bajen a la calle a reivindicar  en pues es más  gratificante la protesta social y colectiva, que la denuncia individual.

Pin It on Pinterest