Más

    Educación emocional y fascismo

    Solidaridad en Acción

    spot_img spot_img

     

    Asociación Vecinal La Poveda

    Desde algunos unos años está aumentando la presencia de argumentos e ideas intolerantes y regresivas respecto a lo que se espera de una sociedad moderna, culta y avanzada en derechos y libertades. Así nos gusta creer que somos la mayoría de la sociedad española; respetuosa con los derechos humanos y la democracia, concienciada contra la desigualdad y las injusticias que sufren las minorías. La sensación de rechazo, incredulidad e incomprensión que nos provoca este fenómeno a casi todos no parece estar ayudando a cambiar esta tendencia. Se podría decir incluso que empiezan a normalizarse discursos que nos suenan a la etapa más vergonzosa para el género humano del siglo pasado.

    Por desgracia, hay diferentes causas que provocan este resultado contrario a la lógica y a los tiempos. Se trata de un efecto perverso desde el punto de vista ético, ya que nos hace menos tolerantes, más insolidarios y menos empáticos. Creemos que una de esas causas se debe a que las bajas pasiones son fácilmente estimuladas cuando la situación es difícil. Ya sabemos que el miedo, la incertidumbre y la frustración son un buen caldo de cultivo para el odio. Tampoco se le escapa a nadie que llevamos demasiado tiempo anclados en la inestabilidad económica, la precariedad laboral, la degradación de servicios públicos, las leyes a medida de los poderosos y un largo etcétera de motivos para la indignación. Hay un enfado y una rabia muy razonables en amplios sectores de la población.

    Desde nuestro punto de vista esa rabia tan comprensible se está gestionando mal o, mejor dicho, nos la estamos dejando gestionar mal. La educación emocional lleva años teniendo mucha presencia en el ámbito educativo y sería muy recomendable ampliar su influencia a los adultos. Nos ayudaría a ser conscientes de cómo nos sentimos, por qué nos sentimos así, cómo nos queremos sentir y qué podemos hacer para conseguirlo. Creemos que esta pequeña secuencia de introspección nos sería muy útil para no dejar que otros nos manipulen y orienten nuestra justa y sana indignación en contra de nuestros propios intereses o contra los de algunos de nuestros semejantes, a los que pretenden echar la culpa de nuestros males.

    Nuestros sentimientos, tanto negativos como positivos, se pueden incentivar y conducir en el sentido que se desee si se tienen los medios necesarios para influenciarnos. Un ejemplo positivo y reciente de esto podría encontrarse en la forma en que se ha impulsado una merecida ola de solidaridad con el pueblo ucraniano y contra la invasión rusa. Hubo y hay otras guerras, otras invasiones y otros refugiados que no han tenido la suerte de contar con tanto apoyo, o peor, han recibido y reciben indiferencia, suspicacias, rechazo o, peor aún, apoyo al invasor.

    Ejemplos negativos de esta práctica hay muchos más. Elija cada cual el colectivo o causa que prefiera: pobres, inmigrantes, feministas, nacionalistas periféricos, no heterosexuales.
    Seguro que se os ocurren otros, tanto o más importantes y acosados por los medios. Provocar sentimientos como el odio, el miedo o el rencor en el contexto actual resulta bastante más fácil que hacerlo con el amor o la empatía, y parece ser muy eficaz para desviar la atención de los temas importantes para la inmensa mayoría, los verdaderamente trasversales: trabajo, salud, educación, pensiones, servicios sociales, dependencia, justicia.

    En vez de hacer del odio nuestra bandera, como tanto parece que les interesa a algunos, pongámosle nombre a nuestras emociones y sentimientos, busquemos su origen y preguntémonos si es así o de otra forma como nos gustaría sentirnos. Si somos capaces de hacerlo habremos conseguido lo más importante y podremos pasar al siguiente paso con las ideas más claras, actuar en consecuencia para tratar de lograr sentirnos como queremos. Ánimo, merece la pena el esfuerzo.

    Para contactar con la asociación vecinal:

    C/ Formentera, 1. 28500 Arganda.

    Sala de asociaciones del Centro Integrado de La Poveda.

    Horario: martes de 19:00 a 21:00.

    Correo-e: avecinalpoveda@gmail.com

    Facebook: Asociación Vecinal de La Poveda

    Twitter: @avlapoveda

    Instagram: @avecinalpoveda

    Últimas noticias
    - Solidaridad en acción- spot_img
    Noticias relacionadas