fbpx

Con motivo del 10 de diciembre, estamos organizando varias actividades para denunciar la vulneración de los Derechos Humanos y de la Tierra, y exigir su cumplimiento

 

  • El 10 de diciembre, CONVOCAMOS en SOL, a las 18,30h. para hacer una concentración y performance. Haremos una cadena de pancartas con las denuncias y exigencias de los grupos que asistan y estaremos con la Ronda de la Memoria Histórica para denunciar los crímenes del franquismo. Habrá también actuaciones musicales, todo ello guardando las debidas distancias de seguridad y con mascarilla.
  • Los días 9 y 11 de diciembre estamos preparando debates entre grupos y personas de los movimientos sociales.
  • El día 9, debate “Derechos Humanos y de la Tierra”, a las 18,30h., donde cualquier grupo o persona podrá intervenir con cualquier tema, punto de vista o enfoque sobre los Derechos Humanos y de la Tierra. Habrá una intervención especial sobre los derechos de la naturaleza y la ILP de protección del Mar Menor. Si alguien quiere confirmar su intervención que nos escriba al correo ddhhmadrid@gmail.com
  • El día 11, debate “Migración y colonialismo”, a las 18,30h. Participarán el Grupo de apoyo al pueblo saharaui, el CEDEHU para hablar de la situación en Canarias y el derecho de asilo, Karibu sobre migración y Plaza de los Pueblos sobre el No al acuerdo UE/Mercosur.
Los debates de los días 9 y 11 serán por Zoom, en este enlace: https://us02web.zoom.us/j/8692108677

El día de los DDHH para nosotras es también el día de los Derechos de la Tierra y de los pueblos, porque nos identificamos en lo comunitario y colectivo como forma de vida. Todas somos interdependientes, como interdependiente somos con la naturaleza, a la vez que personas diversas y autónomas.

No apostamos por una perspectiva individualista, reduccionista, que no comprende las totalidades y oculta la importancia de los vínculos y las relaciones para las personas y la naturaleza. Tampoco reducimos la importancia de la persona y sus derechos civiles.

Nos rebelamos ante la situación en la que los derechos sean privilegios de una parte (del mundo) a costa de la explotación y muerte de otras personas y pueblos.

  • Esta forma de relación violenta del sistema actual, en especial el económico, y todo lo que está estructurado sobre él, es lo que hoy subyace más que nunca en las crisis. En este año, tan difícil debido a la situación de pandemia COVID19, urge aún más reclamar los derechos de las personas y de los pueblos, sin excepción, y que estos derechos no sean palabras huecas sin contenido.
    La enfermedad y la muerte tienen mayor impacto según sean las condiciones de cada país y según la clase social. En una ciudad como Madrid la esperanza de vida tiene una diferencia entre barrios pobres y ricos de entre 7/10 años.
  • La situación de las personas migrantes y refugiadas es una muestra clara de la violación de derechos, de las desigualdades, de la discriminación y de la violencia de las que, queramos o no, somos cómplices. Se estima que 250 millones de personas viven en el mundo fuera de sus países de origen.
  • Para las mujeres, es especialmente amenazante esta situación en su lugar de origen y en el nuevo país de llegada. El ecofeminismo nos muestra la conexión entre la explotación y la degradación del mundo natural, la pérdida de la biodiversidad y la subordinación y la opresión de las mujeres. El modelo de vida ecocida, basado en los combustibles fósiles, capitalista, fomentador de la agricultura y ganadería intensivas, patriarcal y colonial, pone en riesgo a las personas y al resto de seres vivos, por lo que se hace necesario disponer de alternativas para poder revertir esta guerra contra la vida. Salud y medio ambiente son las dos caras de la misma moneda.
  • Personas, colectivos y movimientos, seguimos generando realidades para hacer efectivos los derechos humanos, para acabar con la impunidad y con las violencias estructurales, directas y culturales.
  • Aprendemos de la cultura de los pueblos originarios y de su pensamiento de comunidad, que no han perdido su conexión con la naturaleza. La sabiduría más antigua y la más moderna se están uniendo y las personas más jóvenes, nos enseñan a ver que el mundo es una red diversa y múltiple, donde pueden convivir y complementarse infinitas miradas, sin oponerse la una a la otra, sino donde compartir puntos de vista y crecer. Lo que pide el momento es compartir para salir adelante.
  • Durante los meses de confinamiento esta Asamblea de DDHH, junto a otros 30 Colectivos, organizamos una serie de debates bajo el título de AMENAZAS Y OPORTUNIDADES ANTE LA CRISIS DE LA COVID19, con la idea de fortalecer el apoyo mutuo y la defensa y avance de los derechos.

 

En este 72º Aniversario de la Declaración de los DDHH “y de la Tierra”, seguiremos compartiendo saberes y luchas, en la calle y en línea (online) por todas aquellas personas que no pueden hacerlo.

Pin It on Pinterest