Más

    Balance del 15-O

    Solidaridad en Acción

    spot_img spot_img

    Ramón Franquesa.
    Portavoz de COESPE

    El pasado 15 de octubre se desarrolló en Madrid una gran manifestación en defensa de la subida de salarios y pensiones con el IPC, contra la brecha de género en las pensiones, contra el aumento de los gastos militares y en defensa de lo público. Mas de 60.000 personas acudieron, llenando el centro de Madrid. Cuando empezaban a hablar los portavoces en la plaza del Callao, aún había gente saliendo de la plaza de Neptuno. Muchas personas pensionistas, pero también trabajadores y jóvenes, respondieron a la llamada de las organizaciones pensionistas.

    Esa movilización era el resultado de un largo proceso que durante meses de charlas, actividad en las redes, difusión de decenas de vídeos, una marcha a pie desde Alcira (Valencia) hasta Madrid, carteles y octavillas se había ido preparando por miles de activistas de todo el país.

    Esa movilización no ha sido el punto final. Los organizadores ya han emplazado al conjunto de los movimientos sociales y sindicales a una nueva movilización descentralizada en todo el Estado para el próximo 19 de noviembre. A la semana de la manifestación se exigía una entrevista a todos los grupos parlamentarios, para que en el debate de los presupuestos se incluya una nueva regularización de las pérdidas (paguilla) que permita recuperar toda la inflación y se imponga la auditoría objetiva de las cuentas de la Seguridad Social.

    Hay quien difunde que esto no sirve para nada. Pero la semana antes el mismo Gobierno, que solo ha subido un 4,5% el salario de los trabajadores públicos, anunciaba que iba a subir las pensiones un 8,5%. Un cambio de actitud que solo es imputable al esfuerzo realizado por el movimiento pensionista. Concesión que por cierto tampoco consiguió desmovilizarnos, vistos los resultados.

    Hay quien proclama que los jóvenes no tendrán pensión. Pero el poder se apura en tratar de extender el periodo de cotización a 35 años y cada vez mas jóvenes atienden a la llamada de los pensionistas de defender su salario diferido de las pensiones, exigiendo que sus empresas coticen por todas las horas que hacen y que sus contratos dejen de precarizar su tiempo de cotización real.

    Hay quien cree que es una “ocurrencia” de los pensionistas exigir la auditoría de las cuentas de la Seguridad Social. Pero por una parte los “hombres de negro” de la Comisión Europea tratan desesperadamente de que no se realice esa auditoría, y por el contrario cada vez más instituciones, colectivos y personas se adhieren a esa exigencia

    Hay quien considera que no es relevante que se proponga en los convenios colectivos destinar parte de las cotizaciones a la Seguridad Social (con una prima a los sindicatos que los firmen). Pero cada vez son más los trabajadores (incluso los afiliados a esos sindicatos que nunca han discutido esa propuesta en sus congresos) que exigen que en sus convenios ni un euro se desvíe a esos fondos privados donde se pierde lo ahorrado en cada crisis financiera y se debilita el sistema público de pensiones.

    Hay quien cree que la resistencia a ese inmenso poder que va de las finanzas a los medios de comunicación es algo imposible. Pero cada vez son más quienes se movilizan y entienden que la única lucha que se pierde es la que se renuncia a realizar.

    Estamos seguros de que esta movilización es una etapa mas en un proceso de empoderamiento social que se está dando en toda Europa contra la austeridad, los recortes, la perdida de derechos y la militarización de nuestras sociedades. Por ello después del 15 de octubre, preparamos más animados y fuertes que nunca las movilizaciones del 19 de noviembre y nos orientamos hacia acciones futuras este otoño, como la convocatoria de una asamblea estatal de movimientos sociales y sindicales.

    Puede parecer frustrante que cuando las fuerzas políticas recogen las demandas sociales, una vez llegan al poder, se olviden de ellas. Para aquellos que piensan que con votar una vez cada cuatro años es suficiente para defender nuestra dignidad, les decimos que es necesaria también la organización, la transversalidad con otros movimientos y la acción ciudadana. No solo hay que ganar el relato ganando elecciones con propuestas antiliberales, hay que ganar la calle. Estamos en un mundo dinámico en el que la ciudadanía esta aprendiendo que hay que implicarse de forma multifacética y directa en la defensa de sus derechos ante la codicia del poder financiero y su deseo de descargar los efectos de cada crisis (y este otoño nos cae una de nuevo) sobre la gente común.

    La inteligencia colectiva del movimiento pensionista y su férrea voluntad de no rendirse han empezado a mostrar cuál es el camino. No nos dejéis solos. Este 19 de noviembre todos a defender la subida de salarios y pensiones por encima del IPC y el carácter público de los servicios que cubren los derechos sociales.

    ¡Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden!

    ‘Para aquellos que piensan que con votar una vez cada cuatro años es suficiente, les decimos que es necesaria también la organización, la transversalidad con otros movimientos y la acción ciudadana’

    Últimas noticias

    Crónicas del viaje

    - Solidaridad en acción- spot_img
    Noticias relacionadas