fbpx

‘Yo soy la primera que estoy deseando que me pongan un alquiler social, yo no quiero vivir así, porque viviendo de ocupación se vive muy mal, con muchos nervios, esperando la carta…

‘La historia de vida de Asun tiene un antes y un después desde que es activista de la PAH, desde que encontró un colectivo que la apoya y en el que lucha para que todo el mundo tenga una vivienda digna. Para ella los cuidados están en el centro de la sociedad en la que quiere vivir, sus amigas son su alegría, y la asamblea su refugio y espacio de fuerza. Ella nos lo contó así:

Elisa González para Madrid en Acción

 

Asun conoció la Plataforma de Afectados por la Hipoteca cuando iba a enfrentar por segunda vez la expulsión de su casa, desesperada y haciendo las maletas de sus nietos escuchó: “Hay niños en la calle, y no le importa a nadie”. Eran los gritos de las personas integrantes de la PAH que acudían a parar el desahucio de su vecina Perla. Para ella descubrir que había un colectivo que no permitía que nadie se quedase en la calle fue una bendición.

“Vi un cariño enorme… Sin conocerme todas me apoyaron, y yo lo necesitaba mucho. Me dijeron: ‘No te preocupes, te vamos a ayudar’. Y así lo hicieron: pararon mi desahucio, y desde entonces no les he dejado, ni ellos a mí tampoco. Voy a todas las partes con la PAH, llevo nueve años luchando por la vivienda digna”.

Lo primero que resalta de la primera asamblea de la PAH a la que asistió fue el cariño y los cuidados que le brindaron en un momento en que estaba desesperada, enferma y con sus nietos a cargo.

Nos afirma que estar en la PAH ha cambiado totalmente su vida: en primer lugar, cuando se enfrenta con un desahucio propio, lo vive con más fuerza y positividad, sabiendo que hay un colectivo detrás apoyándola. Una parte importante de su vida es la lucha que lleva junto a la PAH para que la vivienda sea un derecho, dando apoyo también a las personas que van a ser desahuciadas.

En lo personal nos comenta que la plataforma también es su alegría, ya que como cuando enviudó solo podía ir al culto. Ahora tiene a sus compañeras, con las que se ha ido de viaje hasta Roma para hablar del derecho a la vivienda, uno de sus mejores recuerdos, lleno de aventuras con su gran amiga Angelines, también activista de la PAH.

Está rodeada de mujeres luchadoras, y ella misma ha tenido que pelear siempre. Cuando enviudó a los 30 años tuvo que sacar a sus hijos adelante, ha tenido que luchar por tener una vivienda, para buscarse la vida y conseguir trabajo. Destaca que en su misma Asamblea de Usera y en las manifestaciones de la PAH normalmente hay más mujeres, sus compañeras, a las que admira porque son VALIENTES y que, como ella, también han sufrido mucho por no tener vivienda.

“Mi compañera Carmen, que madruga muchísimo, se viene del pueblo a parar un desahucio o a una manifestación. Mujeres así son valoradas, y hay que hablar de ellas”.

Cuando le preguntamos por la situación actual de la vivienda, nos menciona como un problema grave a los fondos buitre, a los que define como capital extranjero que invierten contra la gente pobre. Fondos que compran a bajo precio edificios enteros sabiendo que hay familias que echan a la calle. De hecho, su casa era antes del banco y ahora la ha comprado Cerberus, un fondo de inversión.

Entrevista a Asun activista de la PAH Representación de la lucha der la vivienda digna como Mujer

¿A quién se desahucia?

Le preguntamos quiénes y cómo son las familias que son desahuciadas. En su experiencia de nueve años de lucha para que a la gente no se la eche de sus casas, nos contesta rotunda: “Expulsan a gente humilde, a gente pobre que no puede pagar 700€ de alquiler, más todos los suministros, más los niños. El sueldo no les da”. Para ella lo propio sería bajar los precios para poder pagar la vivienda.

Frente al discurso implantado y generalizado por la televisión, Asun señala que se okupa por necesidad, no por gusto. Los medios no muestran la realidad porque sale lo peor del “okupa”, las mafias y las peleas, pero no muestran una familia con niños pequeños: “Eso lo esconden, deberían sacar a las familias para que hablen de su historia como estoy hablando yo”. Para ella es necesario que los medios reflejen la realidad de la mayoría, la gente pobre y obrera, porque se necesita saber el problema que hay con la vivienda.

Sabiendo que Madrid en Acción es un periódico de movimientos sociales, nos pide reflejar su llamamiento: que la gente les apoye para que siga adelante la ley por el derecho a la vivienda y continuar parando desahucios, porque cuanta más gente haya, es más fuerza para parar.

 

Actualmente Asun está siendo acosada por teléfono y presencialmente por el fondo Cerberus

Asun entró a vivir en una casa del BBVA que llevaba muchos años vacía. Desde el primer momento intentó negociar con el banco. Negoció con tres directoras diferentes del departamento reputacional. La contestación del banco fue vender esa casa con toda la familia dentro a uno de los más grandes fondos inmobiliarios del mundo: Cerberus.

Asun tiene 65 años, es diabética e hipertensa. Su salud se agrava cada vez que enfrenta una expulsión de su vivienda. Éste sería el quinto intento de desahucio.

Pin It on Pinterest