fbpx

Amparo fue madre soltera en el franquismo, y éste sería su primer acto de rebeldía que le cambiaría la vida, ante el modelo de familia que cómo a toda mujer se le imponía (y aún se pretende imponer). Quienes la conocéis la habréis visto con los Yayoflautas en los Lunes al Sol junto a la Maridablanca durante semanas hasta que lo permitió la pandemia, pero también la habréis podido escuchar en el programa de radio que dirige o leerla en las entradas de la página que gestiona en Facebook (OnPúblico), si es que no coincidís con ella en algunas de las muchas actividades en las que participa.

@heithormaurice @elimedea_photo para Madrid en Acción

 

Por todo lo anterior, y ante el décimo aniversario del 15M, es que hablamos con ella en la sede de Ágora Sol radio, antes y después de su programa de los jueves. Se trató el tema de las residencias, concretamente el abandono de las personas mayores por parte de las instituciones. Aunque por ese programa se han tratado otros temas como los recortes de la sanidad pública, las listas de espera, la renta básica, la situación de comedores sociales y muchos otros temas sociales de gran interés narrados por diversos activistas.

Ante tal incombustible actividad, quisimos saber de dónde viene tal activismo, y no, no procede de su pertenencia a partidos o sindicatos, sino a su inconformismo y sentido del humor que le llevó a sacar ella sola una familia.

Amparo fue madre soltera en el franquismo, y éste sería su primer acto de rebeldía que le cambiaría la vida, ante el modelo de familia que como a toda mujer se le imponía (y aún se pretende imponer), el rol de esposa y madre. Eso le llevó a dejar su Barcelona natal y establecerse en Madrid, con el apoyo de su familia directa, pero sin tener que aguantar a un marido que le dijese cómo habría de vivir ni nadie que le dijese si tal decisión era o dejaba de ser honrosa.

Vídeo y desarrollo @elimedea_photo y @heithormaurice para Madrid en Acción

No sería tarea fácil sacar adelante a un hijo en los años 70 siendo madre soltera, habiendo de ocultar tal estado en los trabajos en los que se desempeñó como secretaria en aquellos tiempos de dictadura. Pero su sentido de la responsabilidad, buen humor y su rebeldía le llevó a ampliar la familia que había formado fuera de los límites establecidos, acogió a varios animales descarriados y se hizo cargo de dos adolescentes a los que el Estado iba a abandonar.

Ahora, años después, tiene la satisfacción de ver sus tres hijos felices, que le han permitido disfrutar de sus siete nietos, e incluso uno putativo al ejercer de abuela honoraria del nieto de una ex-compañera de trabajo. Y es que, como ella mismo nos dijo, “Ser madre no es solo parir, es educar y sacar adelante a los hijos, a quienes se quiere por igual, y se les asume y quiere con todas las consecuencias”.

 

‘El activismo es mi lugar en la vida, y lo encontré ahora’

 

Una vez narrada su vida personal, nos centramos en esa faceta por la que hemos coincidido y la conocemos.

Políticamente, su participación en el activismo social es bien reciente, aunque siempre tuvo espíritu rebelde, como hemos visto. No cuenta con una militancia política en partidos o sindicatos. Siempre ha ido por libre al no querer depender de las órdenes de nadie. Amparo nos contaba que la primera vez que entra en un movimiento activista es el de los yayoflautas, donde es una más junto a otras compañeras con vivencias similares a la suya. Los conoció al ir a cubrir noticia para el medio en el que trabajaba, y desde entonces, hará unos años, se comprometió con ellos y tuvo su chaleco amarillo al día siguiente. Mucho antes de que aparecieran en Francia.

Como integrante de ese colectivo participaría habitualmente en un programa de Ágora Sol Radio (Espacio Común 15M), en el que sustituiría, un poco por casualidad, a Marita, la compañera que lo dirigía antes que ella. Y desde entonces lleva conduciendo este programa y no hay quien la calle.

Para cualquiera podría haber sido suficiente, pero no para Amparo, pues por tal programa conocería y comenzaría a colaborar con el madrid15m (periódico de asambleas predecesor de este medio) y siguió en el proyecto hasta su fin y su conversión en el actual periódico que tienes entre manos. Además continúa administrando la página Facebook de Onpúblico España. Y por si fuera poco colabora como voluntaria en una tienda para la Fundación Debra, que ayuda con la venta de objetos a sufragar los gastos y apoyar a familias con hijos con una enfermedad rara (piel de mariposa). 

Ante tanta actividad, era inevitable la pregunta: “¿De dónde sacas energía para abarcar todo eso?”. “De reírme de mí misma”. En una ocasión especialmente complicada nos contaba: “Me miré en el espejo con mi hijo delante, siendo un bebé aún, y me dije: ‘No te puedes permitir el lujo de rendirte’. Así que, si eres capaz de reírte de ti misma, serás lo que te dé la gana: la risoterapia funciona”. Y es que para afrontar situaciones complicadas “Hay que saber reírse de las desgracias propias, sí, pero no de las ajenas.”

 

Vivir la vejez como activista ‘es algo maravilloso’

Para Amparo, vivir la vejez como activista “es algo maravilloso, por primera vez he encontrado el lugar que estaba buscando en mi vida. El papel, sitio y actividad que me gusta hacer. Salir, andar, implicarte, manifestarse, etc., son cosas que nos mantienen jóvenes, es terapéutico. Hay yayos que van a las manifestaciones con muletas, ¡o bastón incluso! y siguen acudiendo. El cerebro es un músculo y hay que ejercitarlo”.

 

Actualmente le mueve “El luchar por generaciones futuras, por las hijas y nietas, pero no solo las propias o de sangre, pues lo que consigan para el futuro será un mundo mejor para la generación siguiente”. Dejar un mundo mejor, más justo, con  educación pública y de calidad, así como la sanidad, y que no les pase lo que ellos han vivido, con una dictadura terrible, “y ahora se han ido perdiendo conquistas que hay que recuperar y dejar un mundo mejor cuando marchen.” 

 

‘…ahora se han ido perdiendo conquistas que hay que recuperar y dejar un mundo mejor cuando marchen’

Pin It on Pinterest